Un nuevo estudio muestra que Bitcoin pierde fuerza en medio de la inestabilidad política

Un nuevo estudio publicado por Tobias Burggraf - asistente de investigación de la WHU Otto Beisheim School of Management - sugiere que Bitcoin pierde impulso cuando el panorama político se vuelve inestable.

Muchos analistas del mundo de las criptomonedas argumentan que Bitcoin está a salvo frente a las crisis sociopolíticas. Según ellos, el activo digital tiende a funcionar bien a medida que el escenario político mundial se vuelve inestable.

A pesar de este consenso, Tobias Burggraf descubrió que el precio de la principal criptomoneda no funciona del todo bien cuando los riesgos del gobierno son altos.

El informe utilizó dos clases de variables: una que se refería al retorno de Bitcoin durante un período específico y la otra que medía la incertidumbre política global (GPU) basada en los binarios 0 y 1.

Según Burggraf:

"La correlación entre Bitcoin y la incertidumbre política es negativa para las tres variables GPU6M, GPU3M y GPU1M (-0,220, -0,276 y -0,152, respectivamente), lo que nos da una primera indicación de la relación direccional. Cuando la incertidumbre política aumenta, el retorno de Bitcoin disminuye".

Los datos que sirvieron de base para comprender la relación entre el precio de Bitcoin y la GPU procedieron de CoinMarketCap y la Comisión Federal Electoral de los Estados Unidos, respectivamente.

El estudio se centró en los precios y los datos de las elecciones celebradas entre el 28 de abril de 2013 y el 31 de octubre de 2019.

Según el texto, hasta 2018 la volatilidad de Bitcoin era mucho mayor y estaba sujeta a un mayor grado de manipulación de precios. No fue hasta después de abril de 2019 que la criptomoneda comenzó a responder activamente a los acontecimientos mundiales (la guerra comercial entre los Estados Unidos y China es un ejemplo).

Uno de los principales activos que sirve de refugio para las crisis políticas es el oro, y la relación de Bitcoin con el oro parece ir en aumento.

Datos recientes muestran que la correlación entre el oro y Bitcoin alcanzó su máximo de cuatro años en enero de 2020. Ambos se levantaron casi conjuntamente después de que un ataque aéreo patrocinado por EE.UU. matara a un importante comandante militar iraní.

Burggrat, sin embargo, dijo que los datos históricos no favorecían a Bitcoin como protección contra las ralentizaciones del mercado causadas por errores geopolíticos. Escribió:

"Se aconseja a los inversores que busquen inversiones alternativas cuando se trate de protegerse contra las caídas del mercado inducidas por riesgos políticos.

Aunque el estudio de Burggraf no está de acuerdo con el estatus de Bitcoin como refugio en tiempos de inestabilidad política, un reciente panel de Bloomberg mostró lo contrario.

Como publicamos en Cointelegraph, un panel de Bloomberg en noviembre del año pasado mostró que Bitcoin se vuelve muy atractivo para los inversores cuando el panorama político se vuelve inestable.

Sigue leyendo: