El Bitcoin Trust de Grayscale está un paso más cerca del comercio público

El Bitcoin Trust de Grayscale ahora reporta a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de los Estados Unidos, lo que lo pone un paso más cerca del comercio público.

El comunicado

El Bitcoin Trust de Grayscale gestiona la inversión en Bitcoin en nombre de los inversores, exponiéndolos al potencial de ganancias de la moneda y mitigando los riesgos. El anuncio del 21 de enero promociona el fondo fiduciario como el primero de su clase en reportar ante la SEC.

El Formulario 10 completo de Grayscale está disponible aquí. Después de este registro, el fideicomiso deberá presentar informes trimestrales y anuales a la SEC, que luego estarán disponibles al público. En respuesta a una solicitud de Cointelegraph, Grayscale se negó a especificar el momento en que presentará el primero de estos informes, pero dijo que la empresa lo hará de conformidad con las normas de la SEC.

Aunque la presentación de un formulario 10 no es suficiente para que una empresa comience a operar públicamente en las bolsas de valores, es un paso en esa dirección y abre el fideicomiso a más inversores de los que estaban disponibles anteriormente sin el registro.

En el anuncio, la empresa hace una mención especial a los inversores acreditados, una designación controvertida. El hecho de poseer o comprar acciones de la colocación privada del Fideicomiso les da la ventaja de una liquidez más rápida con un período de tenencia reducido de 6 meses.

Inversores acreditados

El anuncio de Grayscale llega a medida que la SEC considera los cambios en su designación de inversor acreditado, redactada en la Ley 1934 Sección 12(g).

Efectivamente, la SEC confía en la clase acaudalada o ejecutiva para que invierta con conocimiento de causa y, por lo tanto, con un riesgo mínimo. Por el contrario, el inversionista Main Street, como se supone que se denomina desde hace décadas, carece de esta perspicacia. Bajo las exenciones de la SEC las compañías pueden ofrecer acciones a los inversionistas acreditados sin presentar todos los documentos que la SEC requiere de las compañías que cotizan en bolsa. Los críticos castigan esta exención como favorable a los ricos y al mismo tiempo excluye a los inversionistas comunes, a quienes el ex comisionado de la SEC, Michael Piwowar, apodó "inversores olvidados".

No dejes de leer: