A principios de septiembre, desde Cointelegraph informamos que la empresa israelí de ciberseguridad GK8 había recaudado 4 millones de dólares para financiar su solución de transacciones offline de criptomonedas. La empresa desarrolló una cold wallet con "funcionalidades de hot wallet" que está completamente protegida de los hackers en línea porque no requiere una conexión a Internet. 

Además de crear capas de seguridad adicionales, las transacciones fuera de línea podrían, en teoría, permitir una resistencia completa a la censura de las criptomonedas. Ser capaz de firmar, enviar, validar, recibir y registrar transferencias de valor sin Internet también puede ser la clave para asegurar la adopción global de las criptomonedas

Para ello, existen algunas startups que trabajan en redes mesh (comúnmente llamadas meshnets). La idea es crear redes descentralizadas paralelas en las que las redes Blockchain puedan ser realmente resistentes a la censura.

Lograr una resistencia total a la censura

El término "resistencia a la censura" no aparece en el White Paper de Satoshi Nakamoto para Bitcoin (BTC). Sin embargo, se ha convertido en una de las frases más citadas por los defensores de la tecnología Blockchain y las criptomonedas.

Las transacciones de criptomonedas son, por diseño, inmunes al bloqueo de pagos por parte de terceros. Por lo tanto, las transferencias de valor entre pares (P2P) pueden tener lugar en Blockchain sin necesidad de un intermediario central como un banco o una cámara de compensación.

Si bien las criptomonedas gozan de inmutabilidad transaccional, las autoridades de las distintas jurisdicciones siguen disponiendo de otras formas de censura. Las agencias gubernamentales no pueden controlar los protocolos de la Blockchain por sí mismas, pero pueden instituir políticas como Conozca a su Cliente (KYC), Disposiciones contra el lavado de dinero (AML), o simplemente bloquear el acceso a los servicios basados en criptomonedas.

La capacidad de un gobierno para censurar a las criptomonedas proviene del hecho de que la tecnología Blockchain todavía mantiene interfaces con sistemas que están bajo control centralizado. Por ejemplo, los exchanges centralizados que aceptan y procesan depósitos y retiros en moneda FIAT necesitan tener cuentas bancarias.

Es posible que los gobiernos no puedan impedir que las personas envíen y reciban Bitcoin, pero pueden exigir que los exchanges cumplan con regulaciones como KYC y AML. Lo que sucedió con protocolos descentralizados para compartir archivos, como BitTorrent, son un ejemplo de cómo las autoridades centralizadas pueden acelerar o incluso bloquear los sistemas de tecnología Blockchain.

Mientras las transacciones en criptomonedas requieran conectividad a Internet, sigue habiendo un único punto de fallo que puede ser explotado con fines de censura. Por esta razón, los partidarios de las criptomonedas han comenzado a probar protocolos de transacción fuera de línea en los últimos años utilizando meshnets, satélites y tecnología de radio de largo alcance.

Fallo de Internet

A principios de 2019, los analistas de JPMorgan Chase describieron a Bitcoin como una herramienta útil sólo en un entorno distópico. Aparte de debatir la validez de tal caracterización, ¿seguirían funcionando Bitcoin u otras cadenas de criptomonedas si el planeta se viera sometido a una serie de eventos catastróficos de gran envergadura?

Cualquier daño o censura gubernamental a la arquitectura global de Internet podría significar que la gente no podría enviar y recibir libremente criptomonedas. Durante los apagones de marzo de 2019 en Venezuela, los volúmenes de transacciones de Bitcoin bajaron significativamente. La ausencia de electricidad hizo que Bitcoin, que podría decirse que es una solución que salva a millones de personas en el país, se volviera difícil de tramitar.

Semanas e incluso meses después de un desastre natural como un huracán, las redes eléctricas en las zonas afectadas siguen sin funcionar. Más de 11 meses después del huracán María, algunos lugares de Puerto Rico seguían sin electricidad.

Con una infraestructura de red centralizada propensa al fracaso y vulnerable a la censura, el futuro de las transferencias electrónicas de valor parece, en el mejor de los casos, poco prometedor. Las transferencias de criptomonedas no serían el único servicio afectado en una catástrofe global, ya que los pagos a través de Mastercard y Visa también serían prácticamente imposibles sin acceso a Internet.

La capacidad de llevar a cabo transacciones en criptomonedas de forma offline o fuera de línea también crea otra vía para una adopción más amplia de la moneda digital. Las áreas con poca o ninguna cobertura de Internet pueden tener acceso a canales de pago descentralizados.

Richard Myers, ingeniero de aplicaciones descentralizadas de Global Mesh Labs y goTenna, comentó sobre el impacto potencial de las soluciones prácticas de transacciones en criptomonedas fuera de línea, y afirmó que las redes locales pueden incentivar la comunicación descentralizada y facilitar las transacciones eficientes de Bitcoin. En un correo electrónico enviado a Cointelegraph, Myers, cuya empresa desarrolla la tecnología de meshnet, escribió:

"En muchas partes del mundo rural y en desarrollo, la conectividad a Internet es costosa e intermitente. Más soluciones adaptadas a estas situaciones facilitarían sin duda el uso de criptomonedas en los lugares donde se necesita. Las transacciones de Bitcoin se pueden realizar a través de capas de transporte alternativas de bajo ancho de banda como radios de mesh y SMS".

Envío de Bitcoin a través de satélites y meshnet 

Ya existen algunos proyectos centrados en la creación de alternativas a las redes centralizadas de los ISP. Estos proyectos están examinando el despliegue de redes de Meshnet y radios de largo alcance como sustitutos de la conectividad a Internet.

Además de crear una infraestructura P2P paralela para transacciones en criptomonedas, estas redes también pueden crear canales de comunicación verdaderamente descentralizados que no están bajo el control de ningún gobierno.

Las meshnet tienen una topología especial que permite que todos los nodos de infraestructura necesarios estén conectados de una manera no jerárquica. Esta disposición difiere de la arquitectura centralizada de Internet, que considera que los servidores son responsables de la transmisión de información hacia y desde los nodos conectados.

Dado que no existe una dependencia central dentro de una meshnet, los nodos pueden autoconfigurarse. Por lo tanto, si unos pocos nodos dentro de la red salen de servicio, otros pueden redirigirse y reorganizarse dinámicamente para permitir una transmisión de información ininterrumpida.

La estructura no jerárquica de una meshnet tiene una clara semejanza con las primeras iteraciones de Internet. Este tipo de disposición también es similar a la Blockchain de Bitcoin con su topología de red plana.

Con los avances emergentes en la tecnología inalámbrica, ya no es necesario cablear las Meshnet. En cambio, los nodos de la red se comunican directamente entre sí si están dentro del alcance. Para la transferencia de información de largo alcance, los nodos actúan como relés para enviar flujos de datos a distancia.

Por ejemplo, la compañía Blockstream ya cuenta con una infraestructura satelital que proporciona acceso a la red Bitcoin a través de Internet en los cinco continentes. Con una simple antena parabólica, los usuarios pueden ejecutar un nodo completo para facilitar los pagos de Bitcoin.

Utilizando puentes de SMS o meshnets, los usuarios pueden transmitir estas transacciones a través de la red, todo ello sin necesidad de conexión a Internet. Startups como goTenna que permiten el uso de SMS en ausencia de conectividad de internet vía celular se han integrado con carteras de criptomonedas para permitir transacciones fuera de línea utilizando mensajes de texto.

La custodia sigue siendo uno de los principales puntos débiles de la industria de las criptomonedas. Las soluciones que intentan limitar la necesidad de conectividad a Internet todavía requieren acceso en línea para transmitir la transacción a través de la red. Rotem Finkelman, director de comunicaciones de marketing de GK8, habló de la necesidad de soluciones de transacciones en criptomonedas verdaderamente fuera de línea en un correo electrónico a Cointelegraph:

"La razón por la que alguien persigue las transacciones de criptomonedas 'offline' es para evitar posibles hackeos y robos de claves privadas, pero la solución de Bluetooth o radiofrecuencia son hackeables por el hecho de que necesitan estar conectados a Internet en algún momento (incluso por un milisegundo) para crear una transacción válida. En ese caso, todavía tienen vectores de ataque y si los vectores de ataque aún existen en la solución, entonces el propósito de las transacciones de criptomonedas 'offline' no está logrando su objetivo".

Con mejoras en las Meshnet y en la tecnología de radio de largo alcance, el intercambio de criptomonedas y el acceso a las redes de consenso descentralizadas de la Blockchain será posible sin ningún enlace ascendente final a una conexión a Internet.

Sigue leyendo: