Una pequeña isla del Caribe se convierte en un "paraíso" para portales web de criptomonedas, inteligencia artificial y tecnología en general

La isla de Anguila, un pequeño territorio británico en el Caribe, ha llamado la atención del mundo porque alberga direcciones de Internet relacionadas con la inteligencia artificial, las criptomonedas y la tecnología. La noticia la reportó el periódico Folha de S. Paulo.

Anguila es el "anfitrión" de las direcciones especiales de Internet, especialmente las que terminan con el sufijo .ai (de Inteligencia Artificial). El gobierno de la isla recaudó una cuota de 2,9 millones de dólares en 2018 para pagar los salarios de 127 maestros, asistentes y administradores de escuelas públicas. Y los ingresos siguen creciendo.

Vincent Gate, el administrador del registro de direcciones, dice que el registro "se ha convertido en una verdadera bola de nieve", con las startups buscando direcciones con las que puedan destacarse en Internet.

Otros clientes de la isla son WT.social, la red social del fundador de Wikipedia, BenevolentAI, una empresa médica de nueva creación que recaudó 290 millones de dólares en fondos, y el corredor de préstamos Compound, que dirige compound.finance.

La empresa Covariant.ai, que desarrolla software que permite a los robots adaptarse a su entorno, tenía un dominio .com cuando fue creada en 2017, pero su fundador Peter Chen dice que buscaba un nombre más apropiado a un precio que no fuera exorbitante. Así nació Covariant.ai:

"Somos una empresa de inteligencia artificial, y un sufijo .ai nos da la marca, el significado y el simbolismo que deseamos. Es claramente mejor que .com"

En el artículo se dice también que los mercados de direcciones de Internet ya están atrayendo a grandes inversores, dando como ejemplo la adquisición de Donuts Inc., propietaria de más de 240 sufijos, por una empresa de capital privado en 2018. En los últimos cinco años, el número de empresas e inversores que utilizan dominios especiales de Donuts se ha triplicado hasta 4,5 millones. Akram Atallah, el director general de la empresa, dice:

"Estas propiedades se volverán más y más valiosas a medida que el mundo online crezca."

Otro grupo de inversión también intentó comprar el sufijo .org por más de mil millones de dólares, generando una controversia sobre la adquisición de un dominio dedicado a empresas sin fines de lucro. El sufijo .com, por ejemplo, tiene al grupo de inversión de Warren Buffet, Berkshire Hathaway, como su mayor accionista.

Sigue leyendo: