Pompliano: Satoshi debería ganar el Premio Nobel de la Paz por Bitcoin

El inversionista estadounidense y cofundador de Morgan Creek Digital Assets, Anthony Pompliano, ha argumentado que Satoshi Nakamoto debería recibir el Premio Nobel de la Paz por inventar Bitcoin.

En un tuit publicado el 3 de septiembre, Pompliano escribió:

“Satoshi debería ganar el Premio Nobel de la Paz. Finalmente tenemos una moneda que puede asumir el estado de reserva global sin que nadie tenga que involucrarse en violencia”.

Y el premio es para... X

La propuesta de Pompliano se enfrenta al obvio obstáculo de la ahora legendaria desaparición de Nakamoto a fines del 2010, que ha provocado casi tanta especulación e interés ferviente como la criptomoneda que él o ella inventaron el 31 de octubre del 2008 con la publicación del documento técnico de Bitcoin.

Dejando a un lado las consideraciones pragmáticas, el argumento de Pompliano aprovecha la creencia entre muchos defensores apasionados de la criptomoneda de que las monedas fiduciarias nacionales están esencialmente "respaldadas por la violencia", su hegemonía fundada en una historia de coerción, control centralizado de suministros y un monopolio de poder.

En el siglo III, el emperador chino, Qin Shi Huang había estandarizado las monedas de diferentes estados en guerra, produciendo la primera moneda unificada para el imperio, el bàn liǎng.

A raíz de la segunda guerra mundial en el siglo pasado, el ascenso de Estados Unidos a la superpotencia económica mundial vio al dólar transformarse en una moneda de reserva global, tanto un espejo de la preeminencia del país como un instrumento con el que asegurar su influencia y poder.

Monedas fiduciarias en tiempos inciertos

Avancemos rápidamente al siglo XXI y las monedas fiduciarias nacionales y el sistema bancario de reserva están resistiendo intensas crisis geopolíticas en todo el mundo.

Como se informó ayer, Argentina ha vuelto a imponer los controles de capital, limitando la libertad de los ciudadanos y las empresas de comprar divisas. La nación sudamericana cada vez más problemática dio el paso a medida que el peso argentino (ARS) sufría pérdidas abrumadoras frente a las principales monedas fiduciarias, como el dólar estadounidense.

Con el invento de la última década de las criptomonedas descentralizadas, así como las noticias más recientes de que los gigantes de la tecnología como Facebook ahora están intentando cooptar la tecnología que les subyace para crear sus propias redes de divisas digitales, el panorama monetario y los administradores tradicionales de la política monetaria son enfrentados a desafíos posiblemente sin precedentes.

En medio del tumulto de la prolongada guerra comercial entre Estados Unidos y China, el director de la oficina de investigación del Banco Popular de China argumentó recientemente que a China se le estaba pidiendo que emitiera su propia moneda digital debido al papel potencialmente abrumador que asumiría el dólar de Estados Unidos junto con La moneda libra de Facebook. El escribió:

“Si la moneda digital está estrechamente asociada con el dólar estadounidense, podría crear un escenario en el que las monedas soberanas coexistirían con las monedas digitales centradas en el dólar estadounidense. Pero en esencia habría un jefe, que es el dólar estadounidense y Estados Unidos".

Sigue leyendo: