Regulador de Texas inspecciona a 32 criptopromotores y advierte sobre el "fraude generalizado"

La División de Cumplimiento de la Junta Estatal de Valores de Texas (TSSB) ha publicado los resultados de su investigación de cuatro semanas sobre ofertas de valores "sospechosas" vinculadas a criptomonedas, en un informe publicado el 10 de abril.

A partir del 18 de diciembre del 2017, la división abrió 32 investigaciones sobre promotores de criptomonedas, ninguno de los cuales se registró para vender valores en Texas y, por lo tanto –dado que estaban vendiendo valores bajo la ley de Texas– operaban "fuera de la ley".

El informe sostenía que "la revolución del dinero digital está creando un entorno maduro con ofertas de valores ilegales y fraudulentos", en el que las "nuevas tecnologías" convergen con las "mismas viejas emociones" para impulsar el entusiasmo de los inversores, en medio de "abundantes señales de una manía por las criptomonedas".

El informe destaca áreas clave de preocupación, con promotores "casi universalmente" promocionando la rentabilidad poco realista y minimizando los riesgos de inversión. Otros malversaron o falsificaron identidades u ofrecieron "honorarios de buscador" inescrupulosos para atraer a los reclutadores.

El informe incluye cinco casos de estudio detallados: R2B coin, Davorcoin, LeadInvest, USI-Tech Ltd y Bitconnect, a todos los cuales se les ordenó cesar y desistir de emergencia por orden de la TSSB entre diciembre del 2017 y febrero del 2018. El último de estos, Bitconnect, perdió el 98% de su capitalización bursátil después de la acción de emergencia de la TSSB. El informe advierte que las otras cuatro compañías enfrentaron destinos similares, y muchos inversores perdieron "casi la totalidad de su capital de inversión".

La TSSB concluye instando a los inversores a llevar a cabo la diligencia debida en los vendedores de productos de criptoinversión, recordándoles que tienen derecho a las protecciones de las regulaciones de valores.

Las criptomonedas y los tokens digitales están definidos de manera diferente por varios organismos reguladores en los EE. UU., lo que impulsa a las empresas a buscar más claridad por parte de los reguladores, como lo hicieron en una audiencia del Congreso a mediados de marzo. Los tokens lanzados durante las ICO hasta ahora han sido un foco particular para los reguladores de valores, pero una gran cantidad de criptoactivos y contratos ahora se clasifican como valores en todo el mundo.