Las mujeres más poderosas del mundo y sus posiciones sobre Bitcoin y blockchain

El poder, comúnmente, se ve como un asunto de hombres. Esta asociación seguramente obedece a razones históricas. Es decir, la sociedad históricamente ha tenido más hombres que mujeres a la cabeza de la vida pública. Las mujeres en posiciones de importancia, hasta ahora, han sido la excepción y no la norma. En el pasado, la influencia de la mujer se ha limitado a círculos relativamente pequeños como la familia. Sin embargo, esto está cambiando rápidamente. En el campo de la política y los negocios, su aparición es reciente, pero importante. ¿Quiénes son las mujeres más poderosas del mundo? ¿Qué opinan de Bitcoin, las criptomonedas y la tecnología blockchain? Hablemos de mujeres y el poder.

Muchas encuestas y estudios nos cuentan que el porcentaje de mujeres presentes en el mundo cripto es significativamente menor al de los hombres. Esta curiosa realidad se puede confirmar fácilmente a simple vista. Los desarrolladores son, en su gran mayoría, hombres. Los grandes nombres de la comunidad son hombres. Y la mayoría de los inversores son también hombres. Las mujeres son por lo menos la mitad del mundo, pero su participación en este sector emergente es sumamente reducida. En una conferencia sobre criptomonedas promedio, si las mujeres alcanzan a ser más del 20% de los participantes, es mucho. Claro que esto ha cambiado un poco con el paso de los años. De pronto, estamos mejorando en ese aspecto, porque cada día vemos más. Están creciendo en número y en posición. Su llegada ha sido lenta, pero valiosa. La comunidad cripto se beneficiaría con más mujeres. La diversidad siempre es sana. 

Sigue leyendo: Menos del 5% de los registros de código cripto en Github habría sido hecho por mujeres

Por supuesto que el debate de los géneros es uno muy complejo. El peligro es que la discusión nos obliga a generalizar. Corremos el riesgo de agrupar y caemos en afirmaciones que en muchos casos no representan al individuo. Al fin y al cabo, cada persona en única y se ha forjado de un modo muy particular. Todos somos diferentes. Si queremos ser precisos, es mejor hablar de personas y no de grupos. 

La revista Forbes, conocida por sus famosas listas, también publica anualmente el listado de las mujeres más poderosas del mundo. Esta lista, al igual que la lista de las personas más poderosas del mundo que incluye hombres y mujeres, está compuesta principalmente de personas vinculadas a la política y a los negocios. Sin embargo, existe una diferencia. En la primera lista, predominan estadounidenses, europeos y asiáticos. En la segunda lista, la de las mujeres, no figura una asiática todavía en los primeros diez puestos. Todas son mujeres en un cargo de poder, en Estados Unidos y Europa

Sigue leyendo: 1 de cada 5 titulares europeos de criptomonedas son mujeres, revela un nuevo informe

Hablemos un poco de las mujeres que aparecen en la lista de Forbes. ¿Quiénes son? ¿Qué opinan de Bitcoin? Debo confesar que esta lista me resulta mucho más digerible que la lista de los hombres. La lista de los hombres parece sacada de una película de James Bond. No son precisamente mi taza de té. Claro que la lista de mujeres no es exactamente una película de Disney, pero me da la impresión que hay un poco más de sensatez y moderación en este grupo. No estoy hablando solo de sus posturas generales, sino también en sus posturas con respecto a Bitcoin. Ya sabemos muy bien las posturas de Donald Trump, Vladimir Putin y Xi Jinping sobre las criptos. Esos son los presidentes de los Estados Unidos, Rusia y China, respectivamente. Ellos están en los primeros tres puestos en la lista del año pasado y no podemos decir que Bitcoin y ellos son los mejores amigos. Con respecto a las mujeres, tampoco estamos hablando de los mejores amigos, pero sí de una relación menos hostil. 

Si nos guiamos por la lista del año pasado, las diez mujeres más poderosas del mundo son Angela Merkel, canciller de Alemania, Theresa May, primera ministra del Reino Unido, Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, Mary Barra, CEO de General Motors, Abigail Johnson, CEO de Fidelity Investments, Melinda Gates, de la Fundación Bill y Melinda Gates, Susan Wojcicki, CEO de Youtube y Ana Patricia Botín, directora ejecutiva del grupo Santander. La lista de este año todavía no ha sido publicada, pero desde ya podríamos asumir que este año la lista no sería muy distinta, con la clara excepción de Theresa May que dejó su cargo. Entonces, tenemos a la canciller de Alemania a la cabeza de la lista y el resto son personas vinculadas al mundo financiero y corporativo. 

Sigue leyendo: La directora del FMI, Christine Lagarde, alienta a una regulación de la criptomoneda sin obstrucciones

Sabemos muy bien que Fidelity y Santander han incursionado en el mundo de las criptomonedas. Fidelity Investments ya ofrece servicios y productos relacionados a Bitcoin y las criptomonedas. Por otro lado, el grupo Santander se ha visto muy vinculado con Ripple, porque usa algunos de sus servicios. También sabemos que Microsoft se asoció con International Exchanges para formar Bakkt, la compañía de contratos de futuros de bitcoins. Aquí menciono Microsoft por la relación que obviamente existe entre Microsoft y Melinda Gates. En el caso de Youtube, una compañía propiedad de Google, los anuncios relacionados con Bitcoin están prohibidos, pero esta plataforma está repleta de videos del mundo cripto y seguramente se podrá pagar algunos servicios con criptos muy pronto. Seguro que sus políticas publicitarias cambiarán con el tiempo y es solo cuestión de esperar un rato para ver un proyecto cripto por parte de Google. Finalmente, General Motors ha estado muy interesado en la tecnología blockchain para impedir el fraude en la industria automotriz. Podemos decir que en esta lista Bitcoin está presente alto y claro. 

Hablemos un poco del interesante caso de Christine Lagarde. Lagarde no es economista de formación. Es abogado. Sin embargo, antes de estar en el Fondo Monetario Internacional, fue ministra de Economía de Francia. Su candidatura como directora del FMI fue criticada por muchos, pero contó con el apoyo del Reino Unido, India, Estados Unidos, Brasil, Rusia, China y Alemania. La dama ciertamente tiene talento y su elección no fue tan desacertada, porque elevó el prestigio de una institución con problemas de credibilidad debido a que sus predecesores abandonaron el cargo antes de su término por diversos problemas. Se podría decir que el antiguo director del FMI, Dominique Strauss-Khan, su predecesor inmediato, dejó el cargo con mal pie. Por otro lado, el desempeño de Lagarde como directora de esta institución de importancia mundial ha contado por una aprobación general. Por supuesto que ha sido criticada, pero, en términos generales, el balance es bastante positivo. Ella siempre ha defendido la necesidad de reducir la deuda pública y una política de austeridad. Durante la crisis griega, fue muy criticada por sus posiciones, pero ella logró navegar en esas aguas turbias con relativa elegancia. Europa siempre ha estado marcada por la división de Norte-Sur y, en muchas ocasiones, las diferencias de estos dos temperamentos chocan, sobre todo, en el campo económico. 

El 16 de Julio de 2019, Christine Lagarde anunció su renuncia a la dirección del FMI para asumir la presidencia del Banco Central Europeo. El 12 de Septiembre dejará oficialmente el cargo para mudarse a Fráncfort y ocupar su nuevo puesto. Nunca ha dirigido un banco central, pero al parecer los líderes de Europa confían en ella. Lagarde considera que las criptomonedas podrían ser un riesgo en términos de estabilidad financiera, privacidad y  actividades ilegales, y cree que deben ser reguladas adecuadamente, una regulación que proteja a los consumidores, pero que estimule la innovaciones. De hecho, su postura es muy sensata. Su nombramiento como presidente del Banco Central Europeo se podría interpretar como un hecho positivo para Bitcoin en Europa. 

Sigue leyendo: Líderes del G20 reafirman su posición sobre las criptomonedas

Ahora bien, hablemos de Angel Merkel. Cuando hablamos de Angela Merkel, es inevitable hablar de Alemania. Alemania es un país económicamente muy dinámico y un actor sumamente influyente en Europa y el mundo. En Alemania, las criptomonedas no son una mercancía sino que son monedas de curso legal. Las autoridades permiten realizar compras en criptos sin pagar impuestos, porque son tratadas igual que las monedas fiat. Esto crea un excelente entorno para el surgimiento de empresas blockchain. No es casualidad que Berlín es considerada como la capital cripto de Europa por muchos. Claro que lo más importante de todo esto es la gran influencia que tiene Alemania dentro de la Unión Europea. Con las complicaciones en materia regulatoria en Asia y Estados Unidos, Europa podría convertirse en el bloque líder en Bitcoin, criptomonedas y Fintech. Algo que me no parece mal. 

Merkel claramente quiere regular Bitcoin, pero no lo quiere regular por su cuenta. Quiere un esfuerzo global. En las últimas cumbres, la regulación de las criptos ha estado en la agenda. Toda va a paso de tortuga, pero por lo menos se están dando pasos. La regulación es inevitable. Aquí lo importante es que la regulación no frene el progreso, y esto parecer ser la intención. Alemania es un actor muy importante y sus acciones influyen a otros. Claro que Merkel no es eterna. Su periodo llegará a su fin y otro tomará su lugar. Sin embargo, Merkel como canciller de Alemania y Lagarde como presidenta del Banco Central Europeo crean una situación francamente curiosa. Esperemos que todo esto sea bueno para Bitcoin.

 

Las opiniones expresadas aquí son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com