DoJ de Estados Unidos acusa a 12 funcionarios rusos por 'interferencia' en elecciones financiada por criptomonedas

El Departamento de Justicia de EE. UU. (DoJ) publicó una acusación formal el 13 de julio acusando a doce ciudadanos rusos de cometer crímenes federales —financiados por criptomonedas— con el objetivo de "interferir" en las elecciones presidenciales estadounidenses del 2016.

Según el anuncio del DoJ, funcionarios rusos de dos unidades de la Dirección de Inteligencia Principal (GRU) del gobierno ruso utilizaron criptomonedas como Bitcoin (BTC) —que supuestamente minaron y obtuvieron por "otros medios"— para impulsar los intentos de hackear las redes de computación asociadas con el Partido Demócrata, la campaña presidencial de Hillary Clinton y las juntas estatales y compañías tecnológicas relacionadas con las elecciones.

Un gran jurado en el Distrito de Columbia, junto con los equipos cibernéticos del FBI en Pittsburgh, Filadelfia, San Francisco y la División de Seguridad Nacional alegan que los funcionarios usaron criptomonedas para comprar cuentas y servidores que les permitían acceder ilegalmente a las redes asociadas a través de una campaña de spearphishing. Los oficiales rusos supuestamente obtuvieron "miles de correos electrónicos y documentos robados" que lanzaron a través del dominio DCLeaks.com mientras se promocionaban como "hacktivistas estadounidenses".

El Departamento de Justicia informa que la acusación formal no afirma que las presuntas actividades delictivas "alteraron el recuento de votos o cambiaron el resultado de las elecciones del 2016".

La acusación consta de once cargos criminales, incluida la afirmación de que los demandados lavaron más de $95 000 a través de criptomonedas para financiar sus actividades de piratería. El DoJ señala que las actividades de minería de bitcoin que pagaron por el dominio DCLeaks.com también financiaron los ataques de spearphishing.

El Departamento de Justicia ya participó en investigaciones relacionadas con criptomonedas, ya que el organismo gubernamental inició una investigación sobre la manipulación de los precios de Bitcoin y Ethereum (ETH) a fines de mayo.

A principios de esta semana, el presidente de los EE. UU., Donald Trump, emitió una orden ejecutiva para un nuevo grupo de trabajo contra la delincuencia que se centrará en parte en el fraude de moneda digital.