Cada 4 años, los ojos del mundo se posan sobre los Estados Unidos y su política. Debido al poder americano, la elección del huésped principal del ala oeste de la Casa Blanca es un evento que impacta en todos los mercados financieros, y por supuesto, el mercado de las criptomonedas no puede ser una excepción.

Teniendo a China respirándole en el hombro por la supremacía de la economía mundial y teniendo al Yuan digital como su principal arma, esta las criptomonedas pudieran evaluarse como un elemento principal dentro del debate político. 

Llegando ya el “Súper Martes” electoral, es necesario que podamos evaluar el impacto que tendrá esta elección, es necesario que evaluemos la posición de cada uno de los candidatos que están optando por la presidencia frente a lo que es Bitcoin, las criptomonedas y la tecnología Blockchain en general. Empecemos.

Donald Trump y su amor por el dólar

El actual presidente de los Estados Unidos ha defendido al dólar a capa y espada. Ha acusado a los chinos de manipular su divisa, ha pronunciado que los europeos practican un juego desigual, ha dicho que los brasileros y argentinos usan su inflación para perjudicar al dólar y en el momentum de Libra, llegó a ir en contra de Bitcoin y las criptomonedas.

Por medio de lo que muchos describen como su Despacho Oval Virtual, Trump utilizó su cuenta de Twitter @realDonaldTrump para asegurar que “no era fan de Bitcoin y de las otras criptomonedas, que no son dinero”. El originario de Nueva York llegó a afirmar que las criptomonedas se basaban en “aire” y además mencionó el discurso tradicional de que las criptomonedas no reguladas podrían contribuir a las actividades ilícitas como la compra de drogas.

En su hilo de tuits también destinó recursos para atacar a Libra, la propuesta de stablecoin de Facebook. A pesar de unir ambos temas, el republicano parece no mezclar a Libra con el resto de las criptomonedas. A la propuesta de Zuckerberg le dijo que era una “moneda digital”, de esa forma, entre comillas, y aseguró que tiene “poco prestigio o fiabilidad”. Como sugerencia, Trump le mencionó a Facebook que si quería prestar servicios bancarios, debía seguir la regulación propia para convertirse en un banco como tal.

Más allá de sus tuits, la administración Trump está preparando sus políticas para cercar a la industria de las criptomonedas. La más emblemática se trata de la relocalización del Servicio Secreto para que pase al Departamento del Tesoro para combatir contra los crímenes financieros y entre ellos, los cometidos con las criptomonedas. Está más que claro que las criptomonedas se ven como una amenaza para el gobierno de Donald Trump.

Respecto a su “propio” dinero digital, la Reserva Federal ya ha anunciado recientemente que están estudiando la posibilidad de emitir un dólar digital. El propio Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, admitió en noviembre del año pasado que el equipo estaba evaluando todos los pros, contras y necesidades que se debían cubrir para emitir un dólar estadounidense de forma digital. Todavía no se han dado mayores detalles.

Bernie Sanders, el surgir de la izquierda americana

El senador de Vermont es hasta el momento el demócrata que lleva la ventaja en las primarias presidenciales del partido. Sus propuestas más próximas al espectro político izquierdista han resultado polémicas en un país cuyos ideales se ubican más en la derecha, sin embargo, ha ido ganando apoyo en unas minorías que cada vez son más mayorías dentro de los territorios americanos. 

La visión de Bernie Sanders para Bitcoin y las criptomonedas no está del todo claro, sin embargo, lo que si sabemos es que es un “revolucionario” y considera que las finanzas tradicionales están maltrechas. En sus planes de gobierno como el “Fair Banking for All” se puede leer como critica el sistema de intereses de las tarjetas de crédito y la industria bancaria en general. Así mismo, Sanders ha mencionado que 63 millones de americanos están desbancarizados o “sub-bancarizados”, mencionando que esos números son más marcados en las minorías afroamericanas y latinas. 

Más allá de demostrar las carencias del sistema financiero estadounidense, el senador Sanders no menciona a las criptomonedas ni al dinero digital en ninguno de sus apartados o políticas propuestas. Lo que nos dificulta la tarea de apreciar como impactaría directamente su elección dentro de los criptomercados.

No obstante, este viejo zorro de la política americana si ha presentado propuestas que podría afectar de forma indirecta al mercado. Particularmente, Sanders cree que la conexión a Internet debe ser un derecho humano inalienable para todos los americanos, y no debe ser cualquier tipo de conexión, debe ser una de alta velocidad. Para garantizar este derecho, plantea la inversión de 150 mil millones de dólares para construir una “infraestructura de banda ancha pública, resistente y asequible”. También agregó que trabajará con la Comisión Federal de Comunicaciones para que las empresas del sector telecomunicaciones ofrezcan tarifas accesibles para todo el público americano. 

Si bien no son políticas relacionadas directamente con las criptomonedas, pudieran ofrecer una mayor conectividad para los estadounidenses y con ello, ampliar las oportunidades de uso de las criptomonedas dentro de los sectores más necesitados.

El “Vice-president” Joe Biden

Vice-presidente con la administración Obama ya conoce cómo se mueven las cosas en la Casa Blanca. Con los últimos apoyos que ha obtenido por parte de otros pre-candidatos que se han venido retirando a su favor, Biden se posiciona muy bien las encuestas, llegando a debatir de frente contra Sanders.

Lamentablemente, a pesar de ser un conocedor de la política americana, hay muy poco que podamos decir de Biden y su relación con las criptomonedas. Lo único rescatable es como en el año 2016, cuando se lanzó a precandidato presidencial (pero terminó retirándose), un Comité de Acción Política que lo apoyaba, aceptaba Bitcoin como donación. En su momento, el director del Comité mencionó que esta decisión iba encaminada con “el fuerte apoyo del Vicepresidente Biden a la tecnología y la innovación a lo largo de su carrera”.

Mike Bloomberg, un inédito amigo

El magnate de los medios de comunicación y uno de los hombres con dinero en los Estados Unidos promete entrar con fuerza en la contienda política estadounidense. Todavía no tenemos números reales que respalden como está la carrera de Bloomberg puesto que entrará a competir durante este “Súper Martes”. 

El anteriormente alcalde de la ciudad de Nueva York parece tomar el relevo que dejó Andrew Yang como candidato “cripto-amigable” para la presidencia de los Estados Unidos. Entre sus discursos y políticas ha dejado entrever una visión muy interesante para el mercado de las criptomonedas en general. 

En una propuesta que presentó en el mes de febrero para reformar el sector financiero americano, reconoció a las criptomonedas como un “activo” en el sentido legal y esgrimió lo que serían las bases de la regulación de los mismos dentro del mercado. A pesar de que el cuerpo legal no ha sido definido, el equipo de Bloomberg declaró que trabajarán para unificar la regulación de las criptomonedas y definir algunos conceptos como:

La villana del cuento, Elizabeth Warren

La relación entre la senadora por Massachusetts y la tecnología en general no es del todo positiva. Ha ido en contra de Facebook (incluyendo a Libra) en reiteradas oportunidades, ha planteado que las empresas del Big Tech (Amazon, Google, Apple, Facebook) violan las prácticas antimonopolio y planea dividirlas para restar su poder.

Su relación con las criptomonedas no es mejor a la que tiene con la tecnología en general. En una oportunidad llegó a decir que las criptomonedas son “fáciles” de robar y agregó que muchos estadounidenses estaban siendo engañados al participar en ICOs que terminan siendo un esquema fraudulento. Aunque no todo es malo, en su discurso llegó a mencionar que “el desafío es cómo nutrir los aspectos productivos de las criptomonedas con la protección de los consumidores”. 

Sigue leyendo: