Audiencia en el Senado de EEUU: Bitcoin, ¿Prohibido o Inevitable?

El 30 de julio, el Comité del Senado de los Estados Unidos sobre Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos celebró una audiencia sobre criptomonedas y su regulación en una sesión titulada “Examen de los Marcos Regulatorios para Monedas Digitales y Blockchain”. Ahora bien, ¿qué pasó ahí? Los legisladores escucharon a los testigos, pero ¿qué nos espera ahora? ¿Pueden prohibir a las criptomonedas? ¿Es Bitcoin inevitable? Sin lugar a dudas, esta fue la noticia de la semana. Hagamos un balance del acontecimiento. 

El anuncio de la criptomoneda de Facebook, Libra, ha despertado muchísima polémica. Las preocupaciones han sido muchas, y los legisladores quieren claramente saberlo todo antes de dar su visto bueno a la iniciativa. De hecho, se realizaron dos audiencias en el Congreso de los Estados Unidos el pasado mes con la intención de escuchar más sobre esto. Durante los dos días de audiencias, todo se centró en la compañía Facebook y su proyecto Libra. De hecho, el Bitcoin y las demás criptomonedas fueron mencionadas muy poco y solo por encima. Sin embargo, el interés en Libra obviamente ha renovado el tema de la regulación de las criptomonedas en general, y ha puesto el asunto en el tapete. Al poco tiempo de las audiencias en torno a Libra, en el Senado estadounidense, se efectuó otra audiencia, pero, en esta oportunidad, todo giró alrededor de las criptomonedas.

Sigue leyendo: Facebook trabajará ‘el tiempo que sea necesario’ para ganar la confianza de los reguladores con respecto a Libra

Esta sesión en particular exploró un horizonte mucho más amplio que las audiencias de Libra. Sin embargo, Libra indudablemente estuvo muy presente en el evento como el gran elefante blanco en el cuarto. Sorprendentemente, se podría decir que todo transcurrió positivamente para la industria creciente. No hubo mayores oportunidades para la confrontación. Además, las participaciones se mantuvieron dentro de la racionalidad, y el panel de testigos dio la impresión de estar bastante balanceado. Incluso, podemos tomarnos el atrevimiento de decir que el consenso fue el de ver a las criptomonedas y a la tecnología Blockchain como un hecho inevitable, donde Estados Unidos debe preferir ser un líder del sector y no un detractor. Claro que la audiencia fue filmada y transmitida en vivo. En las redes, se puede conseguir la grabación con facilidad. Entonces, cualquiera puede ver el video, y sacar sus propias conclusiones. 

Como testigos, tres personas fueron convocadas: Jeremy Allaire, Rebecca Nelson y Mehrsa Baradaran. Jeremy Allaire es un empresario e inversor estadounidense estrechamente vinculado al espacio cripto, y un actor de gran importancia en el sector. Es el cofundador y CEO de Circle, y asistió a la audiencia como representante de la Asociación Blockchain. En octubre del 2013, Allaire y Sean Neville fundaron Circle, una compañía para facilitar las transferencias con criptomonedas como Bitcoin. El producto principal de la empresa es Circle Pay, que es básicamente una billetera, asegurada, para almacenar y enviar criptomonedas. Entre sus financistas, tenemos algunos gigantes como Goldman Sachs. En el 2015, Circle se convirtió en la primera compañía blockchain en obtener una licencia para operar en Nueva York. Luego, en febrero del 2018, la firma anunció la compra del exchange estadounidense Poliniex por un monto de 400 millones de dólares. En septiembre del mismo año, Circle lanzó una stablecoin anclada al Dólar, USD Coin (USDC). Jeremy Alleire defiende públicamente una postura en pro de la regulación de las criptomonedas en los Estados Unidos. Cuando Donald Trump tuitió un comentario desfavorable sobre Libra y las criptomonedas, Jeremy Allaire respondió (también por Twitter) con un comentario donde interpretó lo ocurrido como una señal positiva y un primer comienzo en el camino de la regulación. Según Allaire, la importancia del mensaje de Trump no radica en su contenido. Lo relevante aquí es que las criptomonedas y su regulación ya están entrando en la agenda pública. 

Sigue leyendo: El organismo internacional de control del G20 dice que los reguladores necesitan mejores evaluaciones del riesgo con respecto al cripto

Rebecca Nelson es una investigadora estadounidense especializada en finanzas y comercio internacional que ha trabajado desde el año 2009 en el Servicio de Investigación del Congreso, un brazo del Congreso de los Estados Unidos dedicado a la investigación. En 2009, obtuvo su doctorado en la Universidad de Harvard. En 2018, Nelson presentó un reporte al Congreso titulado “Enfoque Internacional hacia las Monedas Digitales”. Nelson ha planteado varias preguntas sumamente interesantes, y en cierto modo ha invitado a los legisladores estadounidenses a estudiar los enfoques tomados por otros países en el tema de las criptomonedas para así aprender de ellos. Ha comentado casos particulares como el de Malta, China y Japón, y ha discutido sobre proyectos como el de Facebook, explorando las posibles razones del rechazo que este ha despertado en algunos sectores. Se podría decir que su posición con respecto a las criptomonedas es esencialmente neutral, y busca ser lo más objetiva posible.  

Mehrsa Baradaran es una profesora de derecho en la Universidad de California, Irvine especializada en derecho bancario. De origen iraní, ella emigró a los Estados Unidos con su familia en el año 1984. Se graduó en la Universidad Brigham Young, y luego fue a la Universidad de Nueva York para obtener su licenciatura en derecho. Muchas de sus ideas podrían ser consideradas como progresistas. Algunas de ellas, incluso, ha sido apoyadas por Bernie Sanders. Ella ha manifestado en varias oportunidades que ha seguido muy de cerca la evolución del Bitcoin y las criptomonedas. Ha señalado que el Bitcoin no ayuda a eliminar la disparidad entre ricos y pobres, entre otras razones, debido a su volatilidad y su limitada adopción. Es crítica de los bancos, porque excluyen a las comunidades con bajos recursos económicos, pero acusa al Bitcoin de ser básicamente más de lo mismo. Es decir, según ella, el mercado del Bitcoin sirve a una población ya bancarizada, y la tecnología blockchain es usada casi exclusivamente por conocedores de la tecnología. Se podría decir que su posición en relación a las criptomonedas es negativa. Defiende la necesidad de cambiar al sistema, pero “democratizando” al sistema, no creando nuevas elites. No se puede decir que sus planteamientos son del todo incoherentes. De hecho, tienen mucho sentido. 

Sigue leyendo: Comité de la Unión Europea: La tecnología blockchain no debe ser monopolizada por una “elite digital”

La sesión comenzó en un tono positivo debido a la intervención del senador Mike Crapo de Idaho que abrió el evento. El senador reconoció a las criptomonedas como un mercado emergente, y resaltó lo importante que es para los Estados Unidos el mantenerse a la vanguardia de la innovación en el mundo. “Inevitable” fue una palabra usada por él para referirse a este fenómeno naciente. También, hizo referencia a la imposibilidad de prohibir las criptomonedas, y el fracaso eventual que le espera a quienes lo intenten. 

Jeremy Allaire estresó la importancia de adoptar una regulación clara para las criptomonedas, e hizo hincapié particularmente en el tema de la custodia. Según él, la incertidumbre regulatoria es prejudicial, y se debe actuar lo más pronto posible. De lo contrario, muchas empresas se verán obligadas a emigrar hacia otras jurisdicciones más amigables. Más adelante, Rebecca Nelson, respondiendo a una pregunta realizada por el senador Jon Tester de Montana, confirmó que, en efecto, existían otras jurisdicciones más adelantadas que los Estados Unidos en materia de claridad regulatoria, y estas se están convirtiendo en centros de actividad para la industria. La investigadora citó a Suiza como ejemplo. 

Sigue leyendo: La regulación de las criptomonedas: ¿Nuestra peor enemiga o nuestra mejor amiga?

El senador Sherrod Brown de Ohio, por otro lado, insinuó que nuevas regulaciones no son en realidad necesarias, porque las criptomonedas son un producto más. Es decir, la tecnología es nueva, pero el hecho es que un producto sigue siendo un producto.

Durante la audiencia, también se recordó la crisis financiera del 2008. Brown sugirió que la falta de una regulación adecuada fue una de sus posibles causas, y Baradaran agregó que posiblemente la popularidad del Bitcoin es una consecuencia directa de los traumas ocasionados por aquellos hechos. Sin embargo, Baradaran argumentó que el problema de la economía y la falta de inclusión financiera actual no nacen de un factor tecnológico, sino de las malas políticas públicas. 

Ahora bien, ¿todo esto tiene alguna importancia? Probablemente, en este momento sería sumamente prematuro hacer predicciones sobre las consecuencias de estas audiencias, porque decisiones como tal aún no se han tomado. Al fin y al cabo, una audiencia es simplemente una audiencia. Es decir, no es un proyecto de ley con consecuencias reales en el mundo real. Sin embargo, los comienzos son importantes, porque marcan el tono de lo podría venir en el futuro. Lo bueno de esto es que la audiencia terminó con el mismo tono de su inicio. El senado Mike Crapo reiteró la “inevitabilidad” de una fuerza emergente que no la parará nadie. En otras palabras, Estados Unidos debe apurarse y recuperar el tiempo perdido. De lo contrario, lo podría dejar el tren.

Las opiniones expresadas aquí son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com