Un molesto empresario se convierte en hacker de Bitcoin y roba más de un millón de euros de sus excolegas

Un empresario tecnológico francés ha sido atrapado por presuntamente robar más de 1 millón de euros en Bitcoin (BTC) de sus antiguos colegas en lo que supuestamente fue un "acto de venganza".

El 22 de diciembre, el individuo no identificado fue acusado por un juez en París por cargos de robo, lavado de dinero y acceso fraudulento a sistemas de procesamiento de datos, informó el periódico local Le Parisien el 28 de diciembre.

"Limpiando la humillación"

La motivación del sospechoso para el robo, su botín por un total de 182 Bitcoin (BTC), con un valor de aproximadamente USD 1.3 millones, al cierre de esta edición, supuestamente fue una sed de "eliminar la humillación" de su redundancia.

El hombre es un exempleado de una startup tecnológica francesa, cuya fundación en 2013, Le Parisien la atribuye a un deseo de unirse al "club cerrado de unicornios sobrevalorados" en el universo tecnológico 2.0.

Una vez que las diferencias sobre la estrategia en la empresa explotaron, el sospechoso se encontró como uno de varios ejecutivos expulsados de la empresa.

Como consecuencia, se dice que abandonó el país en busca de nuevos proyectos, sin embargo, su emigración también involucró una metamorfosis del que alguna vez fue un empresario digital a un hacker de criptomonedas.

Entre diciembre de 2018 y enero de 2019, los ejecutivos restantes, cuyo trabajo aparentemente implica el uso diario de múltiples criptomonedas, según los informes, comenzaron a notar la disminución de sus tenencias de Bitcoin.

Se alega que el sospechoso diseñó su robo para garantizar que cada transacción fraudulenta de Bitcoin fuera por un monto por debajo del umbral que desencadenaría una advertencia de seguridad interna. Este conocimiento interno habría sido una señal de alerta para los investigadores, alertándolos sobre la probabilidad de que un empleado actual o anterior estuviera detrás del delito.

Detenido en ruta desde Calvados

Una vez que se presentó una queja, los investigadores de la división de delitos cibernéticos de la Gendarmería (C3N) pasaron varios meses reconstruyendo los robos.

El trabajo de los detectives cibernéticos culminó con una orden de registro emitida para el sospechoso y su eventual arresto el 20 de diciembre, cuando regresó de Calvados a Francia. Su computadora y sus claves privadas habrían sido incautadas, con una parte de los fondos mal obtenidos siendo transferidos a AGRASC, la agencia de Francia para los activos confiscados en el curso de un proceso penal.

La oficina del fiscal en París estaría presionando la detención del sospechoso antes de su juicio; por el momento, ha sido sujeto a restricciones de viaje.

Investigadores expertos en blockchain

A principios de este otoño, Cointelegraph informó que el C3N había utilizado contratos inteligentes emitidos en la cadena de bloques de Tezos (XTZ) para comprar criptomonedas de fondos asignados por Europol y cubrir sus costos operativos con esos activos. Se alegaba que el sistema empleado por el C3N era "el primer contrato inteligente desarrollado por una autoridad pública".

Sigue leyendo: