¿Qué es un token y como funciona?

José Maldonado
06 MAR 2020
¿Qué es un token y como funciona?
1.

Introducción

Una de las palabras que más solemos ver en el mundo de las criptomonedas es la palabra token. La razón tras esto, es que estos son parte fundamental de la naturaleza de las criptomonedas. Pero ¿Qué son exactamente los tokens? ¿Cuál es su origen? ¿Cómo funcionan? Estas son algunas de las preguntas más básicas que solemos plantearnos alrededor de este concepto.

Pues bien en este artículo nos centraremos a explicar cada una de las preguntas anteriores. Pero además, contestaremos algunas más con el firme propósito de que puedas conocer qué es un token y su importancia en el mundo de las criptomonedas.

Te puede interesar: Criptomonedas: qué son y cómo funciona el dinero digital

2.

Conociendo la definición de token

Lo primero que haremos en nuestro viaje, es darle una definición a lo que es un token (ficha, en inglés). En ese sentido, una definición bastante sencilla de este concepto sería:

Los tokens son objetos similares a las monedas, pero a diferencia de estas últimas, los tokens carecen de valor de curso legal.

Seguramente ya te habrás hecho a una idea de que es un token tras leer esta corta definición. Pero hagamos esto un poco más práctico. Pongamos como ejemplo de token a las fichas de un casino. Piénsalo un poco, una ficha de casino no tiene ningún valor en la calle. Con ellas no puedes comprar nada en alguna tienda, ni puedes pagar absolutamente nada fuera del casino. Esto pues las fichas de un casino carecen de valor de curso legal.

Y en esto de "valor de curso legal" está el truco. El concepto de valor de curso legal, hace referencia a que lo que usamos para pagar, es ampliamente aceptado y es legalmente admisible como un medio de pago. Las monedas de los países como el dólar o el euro, son tokens que tienen valor de curso legal. Pero una ficha de casino no. Esa es la razón por la que no puedes usarlas para pagar cosas en tiendas.

Sin embargo, las fichas de un casino pueden intercambiarse por dinero legal, en el casino que las ha emitido. Esto pues el casino acepta que las fichas tienen un valor y te pagará dicho valor en moneda de curso legal. Ahora bien ¿Qué pasa con los tokens que funcionan bajo tecnología blockchain? Pues bien, eso lo explicaremos a continuación.

3.

Tokens digitales criptográficos, la evolución del token tradicional

Por muchos años, una gran cantidad de individuos quisieron diseñar tokens digitales para usarlos como un medio de intercambio seguro. Durante muchos años este trabajo fue sencillamente infructuoso. Crear un token y una base de datos que llevará su contabilidad, era una tarea sencilla. Lo realmente difícil era crear un sistema seguro. Uno que evitara cosas tan detestables como el doble gasto o la falsificación de monedas.

Pero esta historia cambió con la aparición del Bitcoin y la tecnología que lo hacía funcionar, la blockchain. El creador de Bitcoin, un anónimo personaje bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, revolucionó el mundo con su creación. Esto al abrir las puertas para la creación de un token digital, seguro, transparente, privado, resistente a la censura y pseudo anónimo. Con Bitcoin nacían los tokens digitales criptográficos.

Básicamente los tokens digitales criptográficos son lo mismo que un token tradicional. Es decir, pueden ser creados por privados, carecen de valor de curso legal y pueden ser intercambiados. Pero los tokens digitales criptográficos tienen algo que los tokens tradicionales no, funcionan usando la tecnología blockchain. Esto permite controlar las debilidades conocidas de los tokens tradicionales, como lo son la falsificación y el doble gasto.

Así se abría toda una nueva visión para el mundo. Ahora era posible crear tokens digitales para representar con ellos cualquier cosa. El alcance de esto tras la aparición del Bitcoin era desconocido. Y de hecho, aún hoy seguimos comprendiendo las posibilidades. Como sea los tokens abrían las puertas para un universo de cosas, tal como lo hicieron en sus inicios.

4.

Origen de los tokens

Los inicios y el origen exacto de los tokens están perdidos en el tiempo. La humanidad ha usado tokens desde los mismos inicios de las primeras transacciones comerciales. Pero sabemos que su conceptualización como ficha o moneda data de los tiempos del Imperio Romano. En ese entonces, estos tokens eran usados como fichas de pago en centros de juego.

Siglos más tarde con la expansión de los imperios español e inglés por el Nuevo Mundo, nació rápidamente la necesidad de crear dinero para habilitar intercambios. Los colonizadores crearon así tokens que eran usados para ser intercambiados luego por comida, provisiones o dinero de curso legal. Así los tokens fueron una parte fundamental en el asentamiento poblacional en el Nuevo Mundo.

Pero incluso en tiempos actuales como el siglo XIX y XX, los tokens fueron utilizados por privados para crear medios de intercambio que pudieran controlar. Sin embargo, el uso de dichos tokens fue disminuyendo en favor del dinero de curso legal y un sistema económico más ordenado.

Esto último nos hace preguntarnos ¿Por qué buscar la forma de crear nuevos tipos de tokens como el caso de los tokens digitales criptográficos?  La respuesta sencilla a esto es que los tokens digitales pueden ser usados para representar de una forma más concreta y segura, distintos objetos y bienes del mundo real. En un mundo real y digital cada vez más interconectado esto tiene mucho sentido. Sobre todo por las características que los tokens digitales criptográficos nos ofrecen. Pero ¿Cuáles son las características de los tokens? Pues bien eso lo veremos a continuación.

5.

Características de los tokens

Ahora que sabemos que es un token y el interés que ha despertado durante siglos, es bueno saber sus características. En ese sentido podemos mencionar:

  1. Carecen de valor alguno. Los tokens no tienen ningún valor, puesto que son creaciones sin ningún tipo de valor según las leyes.

  2. Son emitidos por privados. La emisión de los tokens es generalmente realizada por una persona o empresa. El respaldo y aceptación de estos tokens para realizar intercambios está supeditado a quienes emiten el token.

  3. Son creados usando materiales de muy poco valor. Desde el origen de los mismos, los tokens fueron acuñados en materiales de muy poco valor. Después de todo, nadie querría usar oro o plata para emitir un token de limitado uso. En el caso de los tokens digitales criptográficos, emitir un token es tan sencillo y barato como ejecutar un programa.

  4. El uso de los mismos está supeditado a la existencia de un sistema que controle sus operaciones. Quienes emiten un token crean una serie de reglas que permiten realizar operaciones e intercambios de los tokens por bienes, servicios o dinero de curso legal. En el caso de los tokens digitales criptográficos, estas reglas y funcionamiento están controladas por la blockchain donde se ejecutan. Así como el contrato o programación que da origen al token mismo.

  5. Son seguros y no falsificables. Esta característica aplica solo al caso de los tokens digitales criptográficos, y es una característica que heredan de la blockchain.

6.

¿Cómo funcionan los tokens?

Como ya hemos explicado el funcionamiento de los tokens depende de dos cosas:

  1. Una blockchain y una criptomoneda que permitan desarrollar el token.

  2. Un contrato o programación que deje en claro todo lo que se puede hacer y no se puede hacer con el token.

Ahora bien expliquemos esto. En primer lugar, un token necesita de una plataforma para desarrollarse. Esto es así porque el fin de un token es el de representar cualquier cosa existente en el mundo real. Con eso en mente, el token necesita de un espacio o plataforma donde desarrollar y representar aquello para lo que será creado. En este caso, esa plataforma es una blockchain ya existente, sobre la cual podremos programar nuestro token.

En este punto viene lo segundo y más importante, definir el token en sí mismos. Esta definición pasa por crear el token, darle sus características, definir qué información puede o no almacenar, y crear los protocolos que definirán su funcionamiento. Para ello, debemos usar las herramientas de programación de las que dispone la blockchain que elegimos.

Pero este último punto cambia radicalmente de acuerdo a la blockchain que elijamos. Por ejemplo, si usamos a Bitcoin para crear un token, el contrato o programación del token debe hacerse usando el lenguaje de Bitcoin Script. Si por otro lado, elegimos a Ethereum, deberemos usar el lenguaje Solidity para programar el smart contracts que dará vida a nuestro tokens.

Ejemplo de cómo funciona un token

Por ejemplo, el token Tether, es la representación digital de un dólar estadounidense. Una que se ejecuta sobre la blockchain de Ethereum. Aunque también existe una implementación sobre Bitcoin que usa Omni Layer. En cualquier caso, la existencia de este token sobre Ethereum atiende a dos puntos:

  1. Queremos representar la posesión de un dólar sobre la blockchain de Ethereum.

  2. El token Tether es manejable dentro de los parámetros que permite su programación creada especialmente para Ethereum, usando un smart contract y el estándar del token ERC-20 de Ethereum.

Así, cada vez que tenemos un token Tether, sabemos que tenemos la posesión digital de un dólar. Podemos tranzar e intercambiar ese dólar digital sobre la blockchain de Ethereum. Cuando hacemos una transacción de Tether, lo que pasa es que se mueve una determinada cantidad de Tether desde nuestra dirección a la dirección destino. En el proceso, creamos una transacción especial que es procesada por Ethereum y a la que se le cobra una comisión. Una vez la transacción es aceptada por la red, el token Tether que hemos enviado pasará de ser nuestro a ser propiedad del dueño de la dirección destino.

De esa sencilla forma funciona un token sobre Ethereum, y esta estructura de funcionamiento básicamente en la misma sobre cualquier otra blockchain.

7.

Diferencias entre token y criptomoneda

Ahora bien, en este punto seguro estarás confundido entre lo que es un token y una criptomoneda. Y la respuesta corta para terminar esta confusión es que un token y una criptomoneda son cosas distintas. Muy distintas en realidad.

Por un lado, una criptomoneda es creada desde el principio con la firme intención de ser un medio de intercambio. Uno que cuenta con su propia blockchain y que no depende de otro sistema para su funcionamiento. En definitiva, una criptomoneda es un sistema de intercambio de valor autosostenible.

Un token por el contrario no es ninguna de estas cosas. En primer lugar, un token es creado para representar cualquier cosa. Puede ser una casa, una acción de una empresa, un coleccionable, o las partes que conforman el todo de una línea de producción de aviones, incluyendo los aviones mismos. Si se pueden usar como un medio de pago o de intercambio, pero su objetivo es ser un medio para representar cosas del mundo real.

Lo segundo, es que un token depende de otro sistema para funcionar, es decir, no son autosostenibles. Por ejemplo, los tokens de Ethereum no serían nada si la blockchain de Ethereum y su criptomoneda el Ether no existieran.

Estas diferencias a su vez dan pie a los distintos tipos de tokens que veremos a continuación.

8.

Tipos de tokens

Los tokens pueden dividirse en tres tipos o categorías las cuales son:

Security Token

Un security token es un tipo de token digital criptográficos que está vinculado a los security o valores financieros tradicionales. Entendiendo por valor tradicional, cualquier activo financiero intercambiable como lo son los bonos, los swaps o los futuros.

Como hemos explicado, la intención tras la creación de los tokens es representar digitalmente las cosas usando para ello la tecnología blockchain. Pues bien, un security token representa estos activos dentro de una blockchain. El fin de esto es permitirles a las empresas un control descentralizado de los mismos, además de una mayor seguridad, reducción de costos y un manejo más sencillo.

Debido a que estos tokens representan valores en el mundo real, los países hacen valer sus leyes sobre estas creaciones. Una situación que ha elevado mucho el interés sobre los mismos, debido a la seguridad que brindan tanto a nivel tecnológico como legal.

Utility Token

Los utility token por otro parte son un tipo de token utilitario que le permite a todo aquel que tenga uno en su poder, acceder a productos y servicios que son prestados por un privado. Sin embargo, a diferencia de los security token, los utility token no están regulados y son más una promesa que algo tangible.

Los utility token fueron ampliamente utilizados por distintos proyectos criptográficos en 2017, durante el conocido "Boom ICO". Una ICO (Initial Coin Offering) u Oferta Inicial de Monedas, es una especie de preventa de tokens, en el que las personas compran utility tokens a una empresa. El objetivo es financiar a la empresa para el desarrollo de un proyecto. A cambio de esto, la empresa nos entrega una cierta cantidad de utility token que podremos usar cuando la empresa ponga en marcha su proyecto. En pocas palabras, un utility token es un cupón de acceso.

Debido a que no están regulados, los utility token fueron ampliamente utilizados con fines maliciosos. Durante el Boom ICO, muchas empresas se valieron de estos para estafar a miles de personas. Pero por otro lado, muchas empresas que usaron este método si lograron llevar a cabo sus proyectos y son hoy en día todo un éxito.

Equity Token

Los equity token son un tipo de token que está estrechamente relacionado con los security tokens. Un equity token funciona como una representación digital de un activo de acciones tradicional. Es decir, un equity token representa la propiedad de algún activo o empresa de terceros. Debido a esta propiedad, los equity token también se encuentran regulados por las leyes de valores de muchos países.

Sin embargo, las regulaciones en este punto son más flexibles y eso ha despertado el interés para usarlos en lugar de los security token.

Sigue leyendo: Tokens ERC20: ¿Qué son y cómo funcionan?

9.

Plataformas de tokens más famosas

Ahora que conocemos más a fondo a los tokens, sus tipos, características y demás, es hora de conocer algunas de las plataformas de tokens digitales criptográficos más famosas.

Bitcoin

La blockchain y criptomoneda que empezó la revolución, es también una de las plataformas más usadas para crear tokens. Las conocidas colored coins, son el ejemplo más claro de la implementación de tokens sobre Bitcoin. En la actualidad, proyectos como Omni Layer y RSK ejecutan tokens sobre la blockchain de Bitcoin de forma exitosa.

Te puede interesar: ¿Qué es una Colored Coin?

Ethereum

La blockchain Ethereum es la blockchain con el mayor número de tokens ejecutándose sobre ella. ¿La razón? Ethereum fue creado con el fin de convertirse en una plataforma para desarrollar tokens. Esto lo vemos claramente en la creación de estándares como el token ERC-20, el cual facilita enormemente la tarea de crear y desplegar un token criptográfico.

El resultado de esto es que Ethereum contiene al menos 250 mil tokens distintos ejecutándose sobre su blockchain, y el número no deja de crecer.

Bitcoin y Ethereum son sin dudas las plataformas más famosas para la creación y despliegue de tokens, pero no son las únicas. Proyectos como EOS, TRON, Ethereum Classic, NEO o Waves, también permiten crear tokens de forma rápida y sencilla. Esto nos da una muestra de lo importantes y útiles que son los tokens en el mundo de las criptomonedas.