El Banco Central de las Bahamas llevará a cabo una prueba piloto de moneda digital a partir del 27 de diciembre

El Banco Central de las Bahamas (CBOB) está planeando introducir una versión digital del dólar de las Bahamas en el distrito de Exuma.

Según un comunicado de prensa oficial, el CBOB lanzará su piloto de moneda digital (CBDC) el 27 de diciembre, que se extenderá en la primera mitad de 2020 a Abaco, un grupo de islas y cayos barrera en el norte de Bahamas.

La moneda digital se está desarrollando bajo la iniciativa llamada Proyecto Sand Dollar y será la primera moneda digital de las Bahamas. La iniciativa tiene como objetivo hacer que el acceso a los servicios financieros sea más eficiente y no discriminatorio.

La moneda digital de las Bahamas puede reducir los efectos negativos del dinero en efectivo

En un documento en el que se explica cómo funcionará la iniciativa, el CBOB explicó que la moneda digital podría "reducir los efectos negativos del uso del efectivo". Según el Banco Central, el llamado dólar de arena, también "fortalecería efectivamente las defensas nacionales contra el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y otros abusos ilícitos del sistema financiero". El CBOB añadió:

"El uso de efectivo también impone riesgos de seguridad física a los negocios y crea más exposición a pérdidas fraudulentas en relación con las transacciones electrónicas de punto de venta. En lo que se refiere a la seguridad física, una CBDC ampliamente adoptada también colocaría a los usuarios en un menor riesgo de delitos violentos dirigidos a los poseedores de efectivo, y reduciría potencialmente los costos de seguridad y de seguro asociados con el mantenimiento de efectivo en los locales comerciales".

La moneda digital es especialmente útil después de los desastres naturales

En octubre, el gobernador del CBOB, John Rolle, dijo durante un discurso en el Counsellors Limited's Exuma Business Outlook en Sandals Emerald Bay, que la moneda digital de las Bahamas tendría la capacidad de liberar al país de la dependencia del dinero en efectivo, lo que sería particularmente útil después de un desastre natural. Explicó:

"Permitiría la restauración inalámbrica de la conectividad de los pagos, evitando el envío de dinero en efectivo y las frustraciones del manejo del mismo. Permitiría la dispersión electrónica de la ayuda y permitiría a las familias recobrar la dignidad personal al restaurar la flexibilidad para priorizar los elementos de necesidad personal que prefieren satisfacer después de los desastres".

Te puede interesar: