BCE: un sistema de pagos que proteja la privacidad con una moneda digital del banco central es posible

Recientes investigaciones del Banco Central Europeo (BCE) afirman que es posible desarrollar un sistema de pago de moneda digital (CBDC) del banco central que proteja la privacidad del usuario.

Según un informe denominado "Explorando el anonimato en las monedas digitales del banco central", el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) estableció una prueba de concepto (PoC) para el anonimato en las CBDC, que fue parte de su investigación sobre las CBDC y sus beneficios potenciales para el público. La PoC dedicada se desarrolló en colaboración con las compañías tecnológicas R3 y Accenture.

PoC basado en Corda

El SEBC utilizó la plataforma blockchain de código abierto Corda de R3 para desarrollar una PoC con cuatro partes: dos intermediarios, un banco central y una autoridad contra el lavado de dinero (AML). Cada parte estaba representada en la red por un nodo que operaba un CorDapp, que permite la transferencia de activos entre las entidades.

Dentro de la PoC, el banco creó una solución para los procedimientos de cumplimiento de AML/lucha contra el financiamiento del terrorismo (CFT), que mantuvo anónimas las identidades de los usuarios y los historiales de transacciones, es decir, ni el banco central ni los intermediarios distintos a los elegidos por el usuario podían ver los datos.

"Para proteger la privacidad de los usuarios, el notario no tiene acceso a datos como valores de transacciones, direcciones de usuarios o historiales de estados", decía el informe, y agregaba:

"La prueba de concepto muestra que es posible, utilizando la plataforma Corda, construir un sistema de pago simplificado de CBDC que salvaguarde la privacidad de los usuarios para transacciones de menor valor, al tiempo que garantiza que las transacciones de mayor valor estén sujetas a controles obligatorios AML/CFT".

Problemas a mejorar

Sin embargo, el banco observó una serie de problemas que supuestamente debían mejorarse, incluida la reducción de la cantidad de información visible para las partes que no están involucradas en las transacciones, y la capacidad de los usuarios para acceder o gastar saldos de CBDC cuando el intermediario no esté disponible.

El BCE declaró que la privacidad podría mejorarse aún más mediante la aplicación de mecanismos como la rotación de claves públicas, pruebas de conocimiento cero y computación enclave.

El banco señaló además que los problemas de escalabilidad no se abordaron o probaron en la PoC y que también se debe investigar la interoperabilidad con un sistema de liquidación bruta en tiempo real.

Las preocupaciones del regulador respecto a las CBDC abundan

La investigación del BCE parece abordar superficialmente las preocupaciones expresadas anteriormente por los reguladores mundiales con respecto a las monedas digitales. A principios de diciembre, las autoridades de la Unión Europea describieron múltiples riesgos y problemas asociados con la adopción de las stablecoins, argumentando que si se adoptan a escala mundial, las monedas estables representarían una amenaza para la soberanía monetaria, la privacidad y la ciberseguridad.

Recientemente, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo que la institución financiera debería estar a la vanguardia con respecto a la demanda de monedas estables. A finales de agosto, el BCE publicó un documento en el que se afirmaba que las monedas estables con un marco claro de gobernanza podían verse obstaculizadas por la incertidumbre derivada de la falta de regulación.

Sigue leyendo: