Atrápame si puedes: combatiendo el fraude con blockchain

El fraude afecta a las organizaciones de todos los tipos y tamaños en una amplia gama de industrias y lugares. Las consecuencias pueden ser directas, a través de pérdidas financieras, o indirectas, a través de multas y consecuencias de reputación. En el 2018, las empresas de todo el mundo perdieron más de USD 7 mil millones en esquemas de fraude interno, según el "Informe a las Naciones del 2018", de la Asociación de Investigadores de Fraude Certificados (ACFE), que analizó 2.600 casos reales de fraude laboral de empresas en 125 territorios y 23 industrias. Abordar el riesgo de fraude es un desafío clave para todas las organizaciones.

Blockchain como una solución

Blockchain es una tecnología antifraude por diseño. La esencia de la tecnología blockchain es un registro compartido y a prueba de manipulaciones de las actividades que están selladas y verificadas por una red distribuida de computadoras. Esto proporciona un registro de auditoría casi en tiempo real de la información que se intercambia. Por lo tanto, incluso si la información fraudulenta se registra en una cadena de bloques, existe una forma sencilla de identificar y etiquetar las transacciones asociadas.

Puede interesarte: Investigación: el 60% de todos los nodos completos de Bitcoin aún son vulnerables al bug de inflación

En el contexto de los pagos en moneda digital, es casi imposible realizar una transacción fraudulenta. El valor enviado de una billetera digital a otra no puede exceder la cantidad registrada en la billetera del remitente. Por lo tanto, a los empleados que trabajan en organizaciones que realizan transacciones en moneda digital les resultará muy difícil manipular los registros de pago, evitando así muchos esquemas de apropiación indebida de activos, como el robo de activos de la empresa, que, según la ACFE, representaron el 89% de los casos de fraude denunciados.

Para las organizaciones que aún no realizan pagos en monedas digitales (la gran mayoría, en la actualidad), todavía pueden aprovechar los beneficios de la tecnología blockchain para desincentivar el fraude. Por ejemplo, cuando se crean, editan, almacenan, intercambian o destruyen documentos, como estados financieros, hojas de Excel o cualquier otro archivo digital sensible propenso a la manipulación indebida, dichas actividades se pueden "registrar" automáticamente en una cadena de bloques.

El proceso de registrar estas transacciones en cadenas de bloques públicas como bitcoin o Ethereum se conoce como anclaje, por lo que solo se transmite el hash o el código de referencia criptográfico correspondiente a una actividad particular (por ejemplo, un intercambio de correo electrónico) o archivo (por ejemplo, un escaneo de pasaporte) como parte de una transacción de blockchain. Estas transacciones de cadena de bloques pueden ser visibles para cualquier persona, para la rendición de cuentas completamente pública, o solo para aquellos con permiso otorgado para ver o acceder a los archivos originales para inspección, como auditores externos o reguladores.

No dejes de leer: Chile: Lanzan una plataforma inmobiliaria basada en tecnología blockchain

En este contexto, blockchain podría ser muy eficaz para abordar los esquemas de fraude de estados financieros, que implican sobreestimar los activos, los ingresos y las ganancias, y subestimar los pasivos, los gastos y las pérdidas (o lo contrario), lo que cuesta a las organizaciones una mediana de USD 800,000 por caso, de acuerdo con el informe de la ACFE. En consecuencia, es poco probable que los estafadores potenciales que conocen esta capacidad de auditoría y la permanencia de estos registros lleven a cabo los esquemas deseados.

¿Por qué se produce el fraude y cómo se aborda?

La falta de supervisión interna combinada con un entorno de trabajo de alta presión proporciona las condiciones ideales para que se produzca el fraude organizativo. Una encuesta realizada por PwC, un auditor global, mostró que el 52% de los casos de fraude denunciados fueron cometidos por actores internos, el 24% de los cuales eran altos directivos. De acuerdo con la "Encuesta mundial sobre delitos y fraudes económicos del 2018" de PwC, que recopiló datos de 7200 encuestados en 123 territorios diferentes, el uso de un sistema mejorado de blockchain para el intercambio de información puede ayudar a reducir los riesgos y los costos para la reputación de los gerentes de alto nivel que cometen fraude.

Te puede interesar: Ejecutiva dice que la industria de las finanzas comerciales de USD 9 billones debe ser digital para combatir el fraude, cita a blockchain

Actualmente, las organizaciones abordan el fraude estableciendo un código de conducta, comprometiéndose con auditores externos y otorgando autoridad a los equipos de auditoría interna. El uso del uso de herramientas de monitoreo de datos y análisis también contribuye a disminuir las pérdidas y a una detección más rápida de los casos de fraude, según lo informado por ACFE. Sin embargo, el informe de ACFE también citó que el método más común de detección de fraude inicial no se basó en la tecnología en absoluto, sino a través de consejos de empleados y denuncias, que representan el 40% de los casos.

Por lo tanto, no es probable que blockchain resuelva todos los tipos de fraude, especialmente aquellos que se producen principalmente fuera de línea, ni sirve para detectar o predecir cuándo se produce el fraude. No obstante, los principios de la tecnología sirven como un importante desincentivo de fraude y una herramienta de cumplimiento de la integridad de los datos que se puede utilizar para abordar problemas reales, como proteger a los trabajadores migrantes de prácticas de empleo corruptas y evitar la manipulación de las transacciones de inversión inmobiliaria.

Thomas Glucksmann es jefe de soluciones de gestión de datos en Diginex, una compañía global de soluciones blockchain.