Funcionario afirma que inversionistas extranjeros están interesados en el clúster de blockchain de Crimea

Inversores extranjeros están interesados en el clúster de blockchain de Crimea, dijo el funcionario local Georgy Muradov a la importante agencia de noticias rusa RIA Novosti el 2 de enero.

Muradov, que se desempeña como el representante permanente de la República de Crimea bajo la presidencia de la Federación Rusa, reveló que el proyecto es de interés principalmente para los inversores chinos, debido a que el país alberga muchas criptoempresas.

Las autoridades de la península fuertemente sancionada tienen planes para crear un fondo de inversión en criptos y bolsa de criptomonedas, tan pronto como el gobierno ruso proporcione la correspondiente normativa para las criptos, continuó Muradov.

El funcionario cree que las iniciativas facilitarán la implementación de varios programas de inversión en Crimea, mientras que las criptomonedas podrían ayudar a la región a depender menos del dólar y evitar las restricciones bancarias actuales.

La idea de crear un fondo de inversión en criptos en Crimea, que ha estado controlada por el gobierno ruso desde 2014, surgió por primera vez en abril de 2018. En aquel entonces, las autoridades empezaron a buscar formas de eludir las sanciones al utilizar monedas descentralizadas en todas las relaciones con los socios e inversores.

En noviembre de 2018, los planes fueron confirmados de nuevo, y Muradov aclaró que la península necesitaba establecer un clúster de blockchain.

El mismo mes, el presidente de la Asociación Republicana de Inversión en Tecnologías Blockchain de Crimea, Roman Kulachenko, dijo que podría abrirse un nuevo centro internacional de educación para trabajar con tecnologías blockchain, como una forma de evitar sanciones en la península de Crimea.

Rusia ha estado luchando para aprobar un proyecto de ley sobre la regulación de las criptos a lo largo de 2018. Sin embargo, en diciembre, el borrador fue devuelto a la fase de primera lectura para realizarle importantes ediciones, aunque el viceprimer ministro de Rusia ha negado la necesidad de cambios.