Estafadores chinos arrestados por aplicar una estafa de 45 millones de dólares con Bitcoin y criptomonedas

Seis personas han sido detenidas y acusadas de varios delitos por llevar a cabo una estafa que prometía beneficios económicos con Bitcoin y criptomonedas en el país, según el portal 8BTC publicó este 24 de octubre.

Después de una investigación de la Oficina del Procurador General en Lian Yungang, una ciudad de la provincia de Jiangsu, en el este de China, seis hombres fueron acusados de engañar a más de 10.900 inversores que habrían invertido alrededor de 320 millones de yuanes (45 millones de dólares aproximadamente), creyendo en promesas de ganancias garantizadas a través de inversiones en criptoactivos.

Se persuadió a las víctimas para que invirtieran en una criptomoneda llamada 'GGP' que, a su vez, se negociaba en una plataforma llamada BTC100. Los GGPs fueron recibidos como pago por la compra de paquetes de inversión que incrementaron sus retornos a medida que los clientes invitaban a nuevos clientes a la estafa.

Con la promoción en Internet y una fuerte campaña basada en el marketing multinivel, los estafadores también crearon una empresa de tecnología para encubrir la estafa, que incluso vendía productos funcionales y contaba con empleados, especialistas del sector financiero, personas con experiencia en el sector de criptomonedas, intelectuales, profesores universitarios, entre otros, todo para "enmascarar" el fraude, según la policía.

Sin embargo, con el tiempo, tanto la plataforma en la que se comercializaba el GPP en BTC como el dinero fiduciario fueron dejando de emitirse y, como en otros casos de este tipo, se bloqueó la posibilidad de retirar el dinero, lo que atrajo la atención de las autoridades.

Ahora, según el informe, los seis individuos de Pekín fueron acusados de fraude y de organización de un esquema Ponzi y deben dar cuenta de los crímenes en la cárcel.

Como informamos en Cointelegraph, en República Dominicana también arrestaron a 7 individuos por participar y organizar delitos y lavado de activos con monedas virtuales por medio de esquemas piramidales. En este caso, la estafa se calculó en unos 500 mil dólares aproximadamente.

Sigue leyendo: