Irán y Venezuela se apoyan en la tecnología blockchain como medio alternativo para enfrentar las sanciones

 

De acuerdo a una nota de prensa emitida en la página oficial de la cancillería de Venezuela, el gobierno de Irán ha estado en la búsqueda de medios alternativos con su par venezolano para esquivar las sanciones impuestas por los Estados Unidos, a través de la tecnología Blockchain y las monedas digitales.

La declaración proviene del vicepresidente para Asuntos Económicos de la República de Irán, Seyed Mohammed Hossein Adeli, durante su intervención en la V cumbre del Foro de Países Exportadores de Gas que se lleva a cabo Malabo, Guinea Ecuatorial.

En su alocución, el alto funcionario destacó que tanto Venezuela como Irán han buscado medios alternativos, a través de la tecnología blockchain y las monedas digitales, para enfrentar las medidas coercitivas unilaterales.

«Las sanciones económicas unilaterales ponen en riesgo la seguridad energética e impacta negativamente el desarrollo sustentable en el mundo; está en contra del derecho internacional y los principios de los derechos humanos», agregó.

El funcionario indicó además que algunos de los Estados miembros del Foro de Países Exportadores de Gas como Rusia, Venezuela e Irán son víctimas de sanciones hostiles de los Estados Unidos y estas sanciones impactan negativamente en sus economías, por lo que sus países soberanos deberían tomar los pasos necesarios por medios alternativos como la cadena de bloques y las criptomonedas para reducir las consecuencias.

El funcionario desde el Centro de Convenciones Sipopo, ubicado en la capital africana, culminó su ponencia invitando a los países miembros de la instancia multilateral a tomar acciones concertadas contra la sobrepolitización de los mercados energéticos. No indicó con detalles, si su país ha efectuado algún tipo de transacción reciente con sus homólogos de Venezuela en monedas digitales.

Adopción para evitar sanciones

Recientemente hemos visto un auge en la adopción de la tecnología Blockchain en los países que tienen algún tipo de sanciones económicas por parte de los Estados Unidos, como forma de sortear las restricciones al mercado financiero tradicional.

Corea del Norte, Venezuela, Irán y Cuba, además de Rusia y China, son  ejemplo de cómo los gobiernos autoritarios acusados de violaciones a tratados internacionales, han volteado la mirada hacia las criptomonedas y la tecnología blockchain en general, como forma de evitar las sanciones impuestas por la potencia económica del norte.

De todos los países que conforman el llamado eje del mal, Venezuela, Cuba, Rusia y China son los que han proyectado una adopción más pro-blockchain desde el punto de vista oficial, más allá de la adopción observada en Bitcoin por los altos volúmenes que usan cada semana sus ciudadanos en la plataforma P2P Localbitcoins.

Recientemente el gobierno de Venezuela indicó que estaba dispuesto aceptar criptomonedas como Bitcoin y Ethereum para el pago de sus servicios tanto internos como externos, al punto de permitir al Banco Central de la nación resguardar parte de sus reservas en criptomonedas descentralizadas. Su moneda digital soberana, El Petro, ha intentado fallidamente ser usada para el intercambio comercial extranjero con países con los cuales tiene tratados comerciales, incluido Irán.

Irán por su parte, ha sido un enemigo de las actividades relacionadas con la minería de criptomonedas en su territorio, pero proclive al desarrollo de su propia moneda digital para el uso tanto interno como externo, emulando los pasos de su par Venezuela.

El uso de las monedas digitales parece ser una tendencia irreversible en muchas naciones, especialmente en aquellas que tienen limitaciones por sanciones estadounidenses, al mercado financiero tradicional. Recientemente, se conoció el arresto de uno de los fundadores del proyecto Ethereum en los Estados Unidos, luego de ser acusado de viajar a Corea del Norte para asesorar al régimen asiático para eludir las sanciones económicas por medio de la tecnología blockchain.

Sigue leyendo: