¿La tecnología Blockchain es realmente la respuesta al almacenamiento descentralizado?

La Blockchain se ha convertido en mucho más que una simple pieza de tecnología. Se ha convertido en un símbolo de libertad, transparencia e imparcialidad. Dicho esto, no es de extrañar que veamos proyectos aprovechando la tecnología Blockchain como una herramienta de "una talla para todos" para resolver todo tipo de problemas, muchos de los cuales no podrían estar más lejos del propósito original de la Blockchain.

Hoy en día, las palabras "tecnología Blockchain" se bombardean un montón y, a veces, el uso de la propia tecnología es innecesaria. Tim Swanson, Director de Investigación de Mercados de R3CEV, incluso ha acuñado el término "lavado de cadena" para describir a las empresas/start-ups que usan o tratan de usar la tecnología Blockchain en ciertas áreas, cuando de hecho podrían estar utilizando tecnología más avanzada para dichos propósitos.

Esto se hace especialmente evidente cuando se trata de almacenamiento de archivos y datos. Aunque Bitcoin Blockchain es básicamente una base de datos descentralizada para transacciones, cuentas y balances, mantener esa información en un libro mayor descentralizado ya está demostrando ser un desafío debido a problemas de capacidad. Sin embargo, varios proyectos y empresas insisten en buscar soluciones basadas en Blockchain para el almacenamiento y, aunque hay casos claros de entusiasmo equivocado cuando se trata del uso de la tecnología Blockchain, hay algunos proyectos por ahí que valen la pena de echarles un vistazo.

La tecnología Blockchain como capa de incentivo

Cuando se trata de una relación mutualista entre la tecnología de libro descentralizado (DLT) y el almacenamiento de datos, el caso de uso más común para Blockchain es como una capa de incentivo. Esto significa que los datos no se almacenan en Blockchain, pero la red en cuestión es capaz de aprovechar Blockchain como una capa para pagos automáticos y/o para intercambio de valores, lo que permite a los usuarios pagar por el almacenamiento o el acceso a los archivos.

En este caso, las ventajas de utilizar Blockchain sobre cualquier otra tecnología son claras. Estos incluyen tiempos de acuerdos más rápidos, tarifas de transacción más bajas (lo que posibilita microtransacciones), mayor privacidad y la capacidad para un mantenimiento de registros transparente e inmutable. Si bien Blockchain no se utiliza para el almacenamiento de datos, está proporcionando la base sobre la que se construye la red descentralizada, lo que le permite funcionar sin autoridad central alguna.

Hay varios proyectos aprovechando la Blockchain de tal manera. Storj, una de las primeras y más exitosas redes de almacenamiento descentralizado en la criptósfera, se me viene a la mente. El proyecto comenzó con un activo basado en Bitcoin, pero luego se trasladó a un token ERC20 en la Blockchain Ethereum. Este token, el Storj Coin (SCJX), es utilizado por los clientes para pagar el almacenamiento y actúa como un incentivo para los nodos que guardan parte de los archivos del cliente. Estos archivos han sido previamente triturados, encriptados y distribuidos a múltiples nodos para garantizar su seguridad y disponibilidad.

Otro ejemplo popular es Filecoin, un proyecto desarrollado por Protocol Labs, los creadores del Sistema de Archivos InterPlanetarios (IPFS, por sus siglas en inglés). En caso de que no estés familiarizado con el IPFS, es un protocolo p2p alternativo de hipermedia que permite almacenar archivos de forma permanente y descentralizada. Esto proporciona versiones históricas de archivos, elimina duplicados e incluso permite a los usuarios ahorrar en ancho de banda, ya que los archivos se descargan desde varios ordenadores y no desde un solo servidor.

Mientras que el IPFS proporciona una base para el almacenamiento de archivos, Protocol Labs dio un paso más con el desarrollo de Filecoin que, según el documento técnico, "funciona como una capa de incentivos encima del IPFS." El sistema es diferente al utilizado por Storj en muchos niveles.

En Filecoin, se paga a los mineros para almacenar y recuperar archivos, al mismo tiempo que reciben recompensas de minería de su "Prueba de Trabajo útil" .También no hay un precio fijo para el almacenamiento de archivos, sino que los usuarios y mineros colocan órdenes de compra y venta en un almacenamiento descentralizado haciendo de Filecoin un mercado competitivo en el que los precios pueden adaptarse a las condiciones externas.

Mientras que Filecoin y Storj se centran en ofrecer servicios asequibles de almacenamiento en la nube, un proyecto llamado Decent está trabajando actualmente en una plataforma descentralizada de intercambio de contenido que permite a los usuarios cargar y monetizar/compartir su trabajo (videos, música, ebooks, etc.) sin necesidad de depender de un tercero centralizado. Los usuarios pueden acceder al contenido de una manera mucho más asequible omitiendo estos intermediarios, mientras que los nodos que alojan el contenido son recompensados con comisiones. Al igual que Storj, los archivos almacenados por los nodos en la red Decent son triturados y cifrados.

¿Blockchain para almacenamiento? ¿Es posible?

El almacenamiento de datos en una Blockchain como Bitcoin sería factible, en teoría. Sin embargo, el límite actual del tamaño de bloque de Bitcoin sólo permite almacenar 1MB de datos cada 10 minutos. Incluso si se elimina ese límite, los nodos eventualmente dejarán de ser capaces de mantener una copia de Blockchain debido a su tamaño, resultando en una red centralizada y fácilmente interrumpible. Por supuesto, el problema de escalabilidad no ha disuadido a los desarrolladores de intentar utilizar el Blockchain como una solución de almacenamiento y un proyecto llamado Archain puede haber encontrado una solución.

Archain es un proyecto de criptomoneda que quiere abordar la censura en línea mediante la creación de un archivo descentralizado para Internet. Para ello, Archain aprovechará una nueva estructura de datos de derivada de Blockchain, la "blockweave" que, de acuerdo con el documento técnico, permite que la escala de red tenga un "tamaño arbitrario".

Una vez que un usuario envíe una página para archivarla en el sistema de Archain, se almacena en la blockweave con las comisiones pagadas por el usuario que es asignado al minero que encuentra el bloque a la mano. Dado que Archain requiere que los mineros almacenen tanto el bloque actual cuanto un bloque anterior que ha sido escogido aleatoriamente de la blockweave, los mineros tienen un incentivo para almacenar tantos datos como puedan sin ser forzados a almacenar la blockweave completa.

Como tal, Archain es capaz de asegurar que el contenido solicitado por los usuarios siempre esté disponible sin necesidad de que sea almacenado por cada nodo en la red. Archain también es capaz de abordar las velocidades de descarga al incentivar a los usuarios a propagar bloques de mirrors pobres.

¿Blockchains privadas?

No se puede hablar de lavado de cadena durante demasiado tiempo sin hablar de Blockchains privadas. El concepto de una Blockchain privada es, hasta cierto punto, paradójico, ya que realmente no hay uso para una Blockchain si la red está cerrada. Para decirlo simplemente: si una red Blockchain no es inmutable, abierta o transparente, entonces una base de datos regular será generalmente mucho más eficiente que Blockchain.

Sin embargo, hay un proyecto poco conocido aprovechando una Blockchain privada en combinación con la pública Waves Blockchain para ofrecer a los clientes "lo mejor de dos mundos". Estamos hablando de Sigwo Technologies LLC, una empresa que se centra en proporcionar dApps y servicios de consultoría para negocios legales que quieren integrar la tecnología Blockchain para el almacenamiento de datos y la recuperación de desastres.

A pesar de Sigwo Technologies LLC ofrece una amplia gama de servicios, su uso de la Jupiter Blockchain, el token de Mercury y la plataforma Waves, llamó mi atención. Jupiter es una Blockchain privada construida específicamente para el almacenamiento de información encriptada. Se crean diferentes redes para diferentes empresas, lo que permite a los nodos autorizados unirse y descargar los datos de la cadena. Hasta ahora, Jupiter no es muy diferente de cualquier otra Blockchain privada. Lo que lo hace destacar es cómo Jupiter es capaz de asegurar la transparencia y la inmutabilidad a pesar de ser una Blockchain privada.

Una vez que los datos se almacenan en Jupiter, los hashes de los bloques de la Blockchain privada se almacenan permanentemente en la Waves Blockchain. Esto se hace añadiendo el hash de bloque a una transacción Waves. Puesto que la transacción de Waves se puede pagar con un token personalizado, se utiliza el token de Mercury, el cual hace que el proceso sea asequible.

Puesto que los hashes de bloque se almacenan en la Waves Blockchain, cualquier cambio realizado en la Blockchain privada se detectará públicamente. Esto sucede porque el hash de un determinado bloque siempre variará según la información contenida en el bloque. Lo que nos queda es una Blockchain en la que grandes cantidades de datos pueden ser almacenados por nodos especializados (a diferencia de las Blockchain públicas) mientras permanecen públicamente verificables.

Conclusión

Como hemos visto, no hay escasez de proyectos que utilizan la tecnología Blockchain y las criptomonedas para hacer posible el almacenamiento descentralizado. Sin embargo, también vale la pena señalar que la DLT todavía está en sus primeras etapas y es posible que otras tecnologías más avanzadas puedan reemplazarla con respecto a casos de uso específicos. En otras palabras, Blockchain puede no ser la respuesta para todo.