Con la pandemia de COVID-19 acaparando la mayoría de los titulares de las últimas semanas, la criptoesfera ha dirigido parte de su atención hacia el halving (o reducción a la mitad) de la recompensa de Bitcoin. Con el evento a solo cuatro semanas y los halvings de Bitcoin CashBitcoin SV ya ejecutados, la anticipación por el halving de Bitcoin está en su punto más alto.

El interés por "halving deBitcoin ” aumenta con el tiempo. Fuente: Google Search Trends

El halving le otorga a Bitcoin (BTC) una de sus características más importantes: su estado deflacionario. Bitcoin comenzó creando 50 BTC en cada bloque, lo que necesitó aproximadamente 10 minutos de minería, pero esta tasa se reduce posteriormente a la mitad cada cuatro años. El próximo halving será el tercero de su tipo y reducirá la tasa de emisión de Bitcoin a 6.5 BTC por cada 10 minutos de minería.

El halving es un evento muy esperado por los conocedores de la industria, dado que muchos tienen una perspectiva alcista sobre el precio después de que la emisión se reduzca. La producción se reduce a la mitad, y muchos esperan que la demanda se mantenga igual o aumente, lo que significa que el precio estaría obligado a aumentar según las leyes de la oferta y la demanda.

Sin embargo, el precio no siempre se comporta como se espera, y es posible que el precio de Bitcoin permanezca igual, o que baje después del halving. Hay muchos actores que afectan al precio de Bitcoin, incluyendo la especulación de los traders. El trading de márgenes en futuros, por ejemplo, es conocido por ser una fuerza motriz sobre el precio de Bitcoin cuando se produce la volatilidad, que fue visible durante la caída del 12 y13 de marzo, la cual llevó a la liquidación de muchas posiciones apalancadas. La correlación actual con el mercado de valores es otro ejemplo de cómo el precio de Bitcoin no se ajusta a la lógica de la oferta y la demanda.

Los mineros también afectan el precio

Si bien la especulación es ciertamente un factor impulsor de la volatilidad del precio de Bitcoin, los mineros también son un factor importante, ya que representan un gran porcentaje de la presión de venta sobre BTC, ya que en realidad necesitan liquidar sus monedas minadas para mantenerse funcionando. Aparte de otras interacciones, los mineros representan la mayor parte del influjo de intercambios, y mientras que los traders normalmente compran y venden Bitcoin, los mineros solo venden.

Dado que los mineros son una gran pieza del rompecabezas que representa Bitcoin, es importante entender cómo se han estado preparando para el próximo halving y la acción de precio que se producirá. La última gran crisis provocó la mayor caída de la dificultad para minar desde 2011 y acentuó aún más la presión de venta de los mineros, muchos de los cuales se vieron obligados a cerrar sus operaciones cuando cayó la rentabilidad.

Este proceso, descrito en un informe por Blockware Solutions como "capitulación de los mineros", conduce a un cambio en el ecosistema minero que recompensa a las operaciones más avanzadas, es decir, las que tienen la posibilidad de mantener a Bitcoin durante un período más largo y cambiar la dinámica de cuándo y por cuánto se venderán los BTC recién acuñados.

¿Qué sucede si el precio de Bitcoin no sube?

Si el precio de bitcoin aumenta sustancialmente, no habrá mucho de qué preocuparse porque los mineros reciban menos monedas, porque podrán vender cada una de ellas por un valor más alto. Esto crea una gran pregunta: ¿Qué hará cada minero, y cómo se comportará la red en su conjunto si el precio de bitcoin permanece igual, o incluso peor, en caso de que baje? Si bien un cambio en el precio sería el final para muchos mineros, cada operación tiene un precio de equilibrio diferente, y lo que es más importante, una estrategia diferente.

Si Bitcoin mantiene su precio actual (6,800 dólares al momento de escribir este artículo) y la producción se reduce a la mitad, entonces los mineros se enfrentarán a un escenario similar al que tuvieron cuando el precio cayó el 12 y 13 de marzo. Esto sería un problema para una parte considerable de la red, que todavía depende de equipos de vieja generación, como el Antminer S9.

Aquellos que trabajan con el Antminer S9 y aquellos que tienen tarifas eléctricas bajas de 0.03 a 0.05 dólares por un kilovatio-hora necesitan que el precio de Bitcoin se mantenga entre 7,600 y 13,000 dólares para obtener un beneficio después del halving, y eso suponiendo que la dificultad no cambie mucho. Si se tienen en cuenta las tarifas de alojamiento adicionales y los precios aún más elevados de la electricidad que existen en países distintos de China, el precio de equilibrio se hace aún más alto.

De allí que el halving de Bitcoin podría forzar a una gran mayoría de los Antminer S9 o cualquier equipo de generación más antiguo a salir de la red. Según Blockware Solutions, los Antminer S9 constituyen aproximadamente el 30% de la tasa de hash de la red de Bitcoin, y la gran mayoría de ellos son utilizados por mineros cuyo coste por kWh es de 0.03 dólares o más.

Esto significa que si los equipos de generación antiguos se apagan, habrá una disminución significativa de la dificultad que, a su vez, hará que la minería sea más rentable para los que se queden, ya que obtendrán una mayor parte del nuevo pastel de BTC. De acuerdo con Matt D'Souza, el CEO de Blockware Solutions, una compañía de soluciones de minería de criptos, la caída de la dificultad puede incluso superar la del accidente del 12-13 de marzo. Le dijo a Cointelegraph que:

"La disminución de la dificultad después del halving está completamente determinada por los márgenes de los mineros, en los que influye el precio de Bitcoin. Si el precio de Bitcoin está por debajo de 9,000 dólares, entonces los márgenes serán pobres para los mineros. Si el precio de Bitcoin se mantiene en 7,200 dólares, entonces muchos mineros tendrán que cerrar. Probablemente será alrededor del 27%-35% de la red si Bitcoin permanece por debajo de 9,000 durante varias semanas después del halving".

¿Y qué hay de los mineros con equipos de nueva generación? Dado que el reciente Antminer S17 es capaz de minar 300% más rápido que los S9, con un aumento del 50% en el consumo de electricidad, el precio de equilibrio con el mismo precio de la electricidad (0.03 a 0.05 dólares) se sitúa alrededor de 3,000 a 5,000 dólares.

Esto significa que las operaciones mineras con mayores costos de electricidad pueden permanecer en el juego también, incluso si el precio se mantiene igual, mientras que el equipo de la vieja generación se desactiva, y la dificultad se reduce una vez más. En un reciente webinar (seminario web) de Chainalysis, Chris Bendiksen, el jefe de investigación de CoinShares, señaló este mismo patrón durante el reciente accidente de marzo, que cree que puede haber servido como "prueba" para el halving. Bendikson declaró:

"El resultado es que después de que pase el halving, además de quizás algunos meses de volatilidad de riesgo potencial, la industria minera estará en una posición mucho más fuerte con una base de costo general más baja".

Cobertura: Futuros y opciones

Si el precio se mantiene en los niveles actuales o incluso desciende, el equipo de nueva generación puede permanecer en el juego, incluso en áreas donde la electricidad es relativamente cara. Dichas operaciones han tenido un mayor incentivo para mantenerse al día en lo que se refiere a los equipos recién lanzados, dado que su precio de equilibrio con los S9 sería difícil de alcanzar. Esto indica que dichas operaciones pueden tener un mayor acceso al capital y, en consecuencia, diferentes estrategias.

La venta de Bitcoin en el mercado spot (o de contado) a medida que se minan nuevas monedas es el método más sencillo para que los mineros mantengan sus operaciones en marcha y se beneficien del esfuerzo. Hay diferentes estrategias que implican diferentes grados de riesgo, recompensa y capital inicial. Este es el caso del trading de derivados que permite a los mineros cubrirse de las fluctuaciones del precio de Bitcoin.

Los mineros pueden recurrir a los contratos de futuros u opciones para asegurarse de que no se ven demasiado afectados por la volatilidad a corto plazo, ya sea mediante la venta en corto de BTC a través de un contrato de futuros o comprando un contrato de opciones que les permita vender BTC a un precio determinado en el futuro, es decir, el precio de ejercicio (o precio strike).

Si bien esta estrategia requiere capital, los mineros tienen algunas opciones disponibles, desde inversión privada hasta préstamos entre pares, e incluso líneas de crédito de aplicaciones populares de criptomonedas como Nexo o BlockFi, que recientemente ha anunciado que por primera vez está otorgando crédito a mineros.

Los mineros todavía tienen algunos trucos

Hay otras medidas que los mineros pueden tomar para protegerse si la cobertura de los derivados no es una opción. Por ejemplo, se sabe que muchas empresas mineras prestan servicios de colocación en sus operaciones de autominería. Esto les permite aprovechar al máximo el espacio disponible y ganar dinero con el alojamiento y el cobro de las tarifas eléctricas.

Las unidades mineras para móviles también han ido ganando terreno últimamente y, aunque no son una gran solución para los que ya tienen una operación en marcha, presentan una forma rentable para que los mineros en pequeña escala empiecen a ganar incluso después del halving. Otro paso que pueden dar los mineros con equipo antiguo o nuevas operaciones es atenerse a un calendario en el que compran una cierta cantidad de equipos cada mes en plataformas para obtener precios baratos cuando los fabricantes bajan los precios. D'souza señaló la importancia de comprar el equipo en el momento adecuado:

"El despliegue en las plataformas en el momento adecuado es crítico: Blockware Solutions aconseja a sus clientes sobre cuándo dejar la vieja generación y entrar en la nueva. Tuvimos a nuestros clientes vendiendo su vieja generación en mayo-junio de 2019 y comprando la siguiente para estar bien preparados."

Los mineros también pueden actualizar el equipo a uno de nueva generación para reducir su exposición a la acción del precio de Bitcoin después del halving al vender su equipo actual a mineros con electricidad más barata o gratuita. Algunos mineros también están intrínsecamente protegidos, como los que tienen electricidad subvencionada o incluso centrales eléctricas que utilizan su exceso de electricidad para abastecer el equipo de minería.

Por último, otra opción es dejar de minar Bitcoin por completo y cambiar a otra moneda con el mismo algoritmo de minería. Sin embargo, los mineros de Bitcoin son conocidos por ser fanáticos hasta la muerte y no muestran la misma flexibilidad que, por ejemplo, los mineros GPU. Por lo tanto, puede que el cambio no sea una opción para algunos.

El show de Bitcoin debe continuar

Los mineros pueden aprovechar varias herramientas dentro del espacio cripto para protegerse de lo que pueda suceder después del halving. Por supuesto, aquellos con un mayor apetito de riesgo y una perspectiva optimista sobre Bitcoin, pueden seguir con su estrategia actual y continuar con la minería, esperando que el precio suba como lo hicieron después de los halvings anteriores.

Sin embargo, es poco probable que Bitcoin entre en una "espiral de la muerte" como algunos han sugerido. La reducción de la dificultad y las estrategias de cobertura aseguran que la minería probablemente siempre será rentable para algunos en ciertos momentos. El halving tendrá lugar, y Bitcoin solo continuará su viaje, una bloque a la vez.

No dejes de leer: