El centro de datos con sede en Texas CyrusOne sufre un ataque de ransomware

El proveedor de centros de datos con sede en Texas CyrusOne ha sido víctima de un ataque del ransomware REvil (Sodinokibi), informó el medio empresarial centrado en la tecnología ZDNet, el 5 de diciembre.

CyrusOne, uno de los centros de datos más grandes de Estados Unidos, ha sido expuesto a un ataque por una variante del ransomware REvil (Sodinokibi), que anteriormente afectaba a varios proveedores de servicios, gobiernos locales y empresas en el país.

Solo negocios

Según la nota de rescate obtenida por ZDNet, los atacantes apuntaron la red de CyrusOne, con el único objetivo de recibir un rescate. Los responsables del ataque afirmaron en la nota que consideran que el ataque no es más que una transacción comercial, destinada exclusivamente a obtener ganancias.

En caso de que la compañía no coopere con los atacantes, supuestamente perderá los datos afectados ya que los ciberdelincuentes afirman tener la clave privada.

Al momento de la publicación de este informe, CyrusOne no ha respondido a la solicitud de comentarios de Cointelegraph. Esta historia se actualizará con sus comentarios si la empresa responde.

¿Pagar o no pagar?

Esta primavera, Riviera Beach, Florida, fue víctima de un ataque de hackers, en el que estos supuestamente cifraron registros gubernamentales, bloquearon el acceso a información crítica y dejaron la ciudad sin la capacidad de aceptar pagos de servicios públicos que no sean en persona o por correo ordinario. El ayuntamiento finalmente acordó pagar casi USD 600,000 en Bitcoin (BTC) para recuperar el acceso a los datos cifrados en el ataque.

A fines de octubre, hackers comprometieron el sitio web de la ciudad de Johannesburgo, Sudáfrica, y exigieron el rescate en Bitcoin. La violación afectó a varios sistemas orientados al cliente: hardware o software con los que los clientes interactúan directamente, como las interfaces de usuario y los servicios de asistencia. Las autoridades de la ciudad se negaron a pagar el rescate.

Mientras tanto, varias ciudades y organizaciones finlandesas están ensayando cómo responder cuando un grupo de hackers exija que los participantes paguen ransomware durante una serie de ataques cibernéticos simulados.

Sigue leyendo: