Tras las primarias en Argentina, el dólar se dispara y referentes del mundo cripto cuentan cómo el Bitcoin puede ser una alternativa

El 11 de agosto se realizaron elecciones primarias en Argentina y el resultado trajo como consecuencia una gran caída en los mercados así como una importante depreciación del peso argentino con respecto al dólar. En este contexto, Cointelegraph en Español conversó con diferentes referentes del ecosistema cripto, a fin de conocer si el Bitcoin puede ser una alternativa válida. 

Nicolás Litvinoff, economista y director de EsTuDinero!

En abril de 2013 recuerdo que escribí una nota para un periódico argentino que se titulaba "Bitcoin, resguardo virtual contra la inflación". En es entonces el Bitcoin valía entre USD 80 y USD 100 dólares. A partir de ahí todos sabemos lo que pasó y la suba de precio. Pero más allá de la alza de precio y el bitcoin medido en dólares, tenemos que tener en cuenta dos cosas: 

Primero, que el Bitcoin en estos momentos, con la corrida que está habiendo contra el peso (mientras respondo esto un dólar está entre 55 y 60 pesos argentinos), está en máximos históricos. En dólares todavía estamos un poco lejos de los USD 20,000 a los que se llegó en diciembre del 2017, pero en pesos estamos en máximos históricos. Entonces, eso demuestra que a pesar de todas las variaciones de precio que tuvo el bitcoin (incluida la caída brutal que tuvo el año pasado), siguió siendo una alternativa excelente para cubrirse.

La otra cosa importante es que el Bitcoin, tanto en Argentina como en otros países emergentes, ofrece tres particularidades: Por un lado, el resguardo contra la inflación, ya que sirve para poder esquivar depreciaciones muy fuertes de las monedas de curso legal de estos países. Sin pensar en el Bitcoin como moneda, sino simplemente como un activo financiero, como el oro por ejemplo. Pero de fácil acceso. La segunda es que también sirve para protegerte de confiscaciones del Gobierno. Esto que pasó en Chipre o en Argentina con el corralito, podría volver a pasar eventualmente cuando un país se encuentra sometido a un alto grado de estrés financiero. No dijo que vaya a pasar ahora, pero hay que estar atentos. Sabemos que el BCRA tiene el 75 por ciento de los plazos fijos de la gente (que están en pesos). Pero si llega a haber un problema por ese lado, el que tenga Bitcoin, al no estar en el banco, porque es algo que uno tiene en una wallet o un exchange (que no es lo más recomendable), así estaría esquivando tener el dinero en un sistema bancario que está bajo riesgo de confiscaciones en países emergentes. Por último, el Bitcoin también te protege contra robos, en economías donde la inseguridad es alta como en Argentina. Es muy difícil que te puedan robar tus ahorros si están en bitcoin y los tenés bien custodiados, siguiendo los consejos de seguridad que recomiendan en la industria.

Osea que el Bitcoin no sólo ofrece resguardo contra la inflación, sino también contra confiscaciones de depósitos por parte del Gobierno. Y también ofrece resguardo contra robos. Por todo esto está teniendo este grado de aceptación y de crecimiento. 

Manuel Beaudroit, CMO de Bitex

En momentos de incertidumbre el Bitcoin es un buen salvavidas desde el punto de vista de diversificar el riesgo soberano. Obviamente la alta volatilidad del peso argentino contra el dólar hace que sea más caro, o también incertidumbre en cuanto al precio de referencia internacional. Me parece que hay que pensar al Bitcoin como un salvavidas contra la crisis global, no solamente la de Argentina. El que apostó a Bitcoin desde 2015 en adelante, está arriba del peso. A ese inversor le fue bien. Y con estos niveles de dólares, aun más. Así que me parece que es una forma de resguardar y diversificar el riesgo, incluso con estados de volatilidad de la cotización del peso contra el dólar.

Álvaro Gandia, organizador del Bitcoinday Latinoamérica / Blockchain School 

Personalmente creo que Bitcoin se va a posicionar en la próxima década junto al oro como los referentes a la hora elegir una reserva de valor no correlativa con las actuales monedas fiduciarias, bonos y acciones. Sus capacidades intrínsecas, como la emisión programada en el tiempo, ser matemáticamente escaso, depender puramente de la oferta y la demanda, y todo un ecosistema global de desarrollo trabajando en utilidades concretas, auguran una apreciación exponencial en el precio. 

Mirando para atrás, una inversión relativamente  conservadora de un 5 a 10 por ciento del portafolio de inversión en bitcoin desde principio de 2019 hubiese salvado toda la cartera en estos momentos de incertidumbre. 

Andrés Salamone, fundador y coordinador de Córdoba Bitcoin

Amaneció un lunes negro para la economía de Argentina después de las elecciones primaria, que para definir sólo hay que ver los hechos, como que muchos ATM no están funcionando por falta de dinero, muchos homebanking están caídos por el incremento del dólar a casi 60 pesos. En sí, están en crisis el sistema financiero y económico argentino, y a esto se le suma una fuerte caída de los mercados internacionales por falta de confianza a la situación política del país. 

Queda evidente la fragilidad y el delgado hilo del que cuelga un sistema económico que ya es obsoleto y precario, que solo se basa en la confianza política de un país. Somos el ejemplo junto con países como Venezuela de que la economía no puede ser controlada centralizadamente por un estado vicioso y corrupto.

Ante esto surge una leve esperanza: Bitcoin. Ya muchos venezolanos, por ejemplo, usan criptomonedas para poder sobrevivir frente a la opresión de un Estado totalitario. 

En nuestro país (Argentina) eso se durmió por un par de años y se tiró al conformismo con algunos índices económicos positivos aislados, pero ante una inminente crisis va ser una de las pocas alternativas en las que la gente (no el país como estado), va poder refugiar sus ahorros, recordando otras crisis con antecedentes tristes como el 2001, donde el famoso corralito se quedó con los ahorros de los argentinos, frente a una crisis política y económica similar a la actual. 

Pero la historia ahora es diferente. Hace 10 años que bitcoin es una alternativa descentralizada económica que no depende de Estados o Bancos. Es una tecnología inclusiva a sectores marginales que el sistema bancario no llega, ya que con simples aplicaciones puede sumarse. Ni hablar de la creciente valorización de bitcoin frente a monedas como el dólar y el euro, siendo -a pesar de su volatilidad constante- una buena solución.

Viendo el lado positivo de la situación, esto va impulsar cambios trascendentales en la economía, veremos gran demanda en capacitación y asesoramiento a empresas por ejemplo, y que posiblemente los mismos empleados exijan a la empresa que les paguen sus sueldos en Bitcoin. Esto obviamente traerá consecutivamente cambios legislativos impulsados por la misma comunidad y no por iniciativa política, como vimos en varias protestas sociales que a través de manifestaciones públicas llevaron a rever políticas y leyes vigentes. Por ende es posible una transformación legislativa inminente frente a esto. 

Estos cambios inminentes también van a ser acompañados no sólo por la situación política económica de nuestro país sino mundialmente. Por ejemplo, el uso de redes sociales como estamos viendo ya en el Congreso de Estados Unidos, con el tema de la criptomoneda impulsada por Facebook denominada Libra.

Nos espera un 2020 bastante desafiante. El gobierno que asuma va recibir un problema complejo a resolver. Hay dos caminos solamente: abordarlo o esquivarlo como se viene haciendo. Si sigue el camino esquivándolo, se va presentar un escenario social complicado, en donde muchos por miedo a perder las cosas, se muevan fuera de todo sistema, ya que este no le está solucionando nada y eso va favorecer al uso “anónimo” de bitcoin. Por otro lado, está la solución de abordar el problema, y esto va servir para que el sistema sea compatible con bitcoin, posibilitando a nuevas empresas tengan una experiencia de nuevos mercados y nuevas alternativas de crecimiento y progreso como pasó en países como Lituania o Estonia, que tienen un Estado amigable con el uso de criptomonedas.

También hay que tener en cuenta una proliferación de estafas y scams aprovechándose de la necesidad de la gente, pero esto se soluciona con fuentes serias de información y la suma de capacitaciones sobre el tema. 

Sea cual fuere el camino, lo que se va incrementar son las comunidades en todo el país sobre el uso de bitcoin. En la nuestra por ejemplo (Córdoba Bitcoin), vemos un creciente interés en no solo comprar y vender criptomonedas entre sí, para sacar alguna diferencia de trading por ejemplo, sino que por medio de nuestro canal P2P o persona a persona, es más frecuente el intercambio de bienes y servicios por bitcoin y criptomonedas.

Quizás muchas de las expresiones sobre el crecimiento y uso de bitcoin siempre fueron optimistas y subrealistas a veces, con escenarios de ciencia ficción en algunos casos por algunos referentes, pero no hay nada más subrealista que la economía argentina actual Si en un lugar, en tiempo y espacio sería posible empezar esta transformación es con un escenario de crisis actual como está pasando en el país, porque con una economía estable y conformista nadie se pondría a pensar en usar otra alternativa como bitcoin.

Carla Meyer, abogada

Algunos dicen que “si las expectativas de Inflación anual arriban al 40% o 45%, respaldarse en Bitcoin sería una inversión sólida”. Lamentablemente la cabeza del argentino promedio (en cuestiones económicas) está dividida desde hace mucho tiempo entre dos factores: Dólar y Peso. Basándonos en hechos más que palabras, la mayoría de los precios (desde los alimentos hasta las tarifas por servicios esenciales) se han dolarizado, aunque los salarios no.

El sistema de Bitcoin, consiste en un sistema electrónico de pago efectivo entre pares, que otorga poder a los usuarios sin tener que recurrir a intermediarios. Es algo que nunca antes se había inventado, por ello hablamos de innovación disruptiva, que crea una nueva red de valor y mercado.

Personalmente opino que antes de realizar una inversión cualquiera, además de entender el funcionamiento de cada actividad es preciso tener al menos conocimientos de economía, historia y política económica. Que ante una emergencia no se debe actuar apresuradamente. Hay que tener en cuenta si se quiere lograr rendimientos a corto o a largo plazo; también se debe tener en cuenta la cantidad de pesos a invertir y qué porcentaje del “ahorro” se destinará ya sea para moneda extranjera, acciones en bolsa, oro o la criptomoneda Bitcoin.

Para que los ciudadanos puedan hacer inversiones en el mundo cripto, deben estar preparados. Siempre lo repito: la mejor inversión es el conocimiento. Esta tecnología viene a resolver muchos problemas, pero ante una emergencia se debe actuar con cautela. La volatilidad del bitcoin es un factor muy importante a analizar por lo que tal vez las expectativas a corto plazo no se puedan cumplir o en todo caso el riesgo siempre es alto.

Educarse y difundir el uso de esta tecnología sirve para que se cumpla el derecho a la privacidad y el derecho a la libertad financiera (entre otros) y posibilita que se vayan sumando personas a la adopción de las criptomonedas descentralizadas, en la medida en que cada una de ellas lo necesite sin que se incurra en conductas ilegales o prohibidas, ya sea para adquirir bienes o servicios, para utilizar bitcoin como reserva de valor o como unidad de cuenta/medida .

Nunca es tarde para aprender a usar un celular o para aprender a conducir un vehículo, lo mismo ocurre con esta tecnología. Hay que asesorarse con gente seria.

Brian Prilick, Nicolás Belgrano y Lucas Palomeque; CTF Capital

Creemos que hay tres fundamentos por los cuales el Bitcoin puede ser reserva de valor:

1. Si bien todavía sufre de volatilidad debido a la falta de madurez del mercado, la propia naturaleza del BTC tiende a funcionar como reserva de valor por su naturaleza deflacionaria: cada cuatro anos se reduce su emisión a la mitad. Eso genera un efecto de escasez. Si ademas le sumamos una mayor usabilidad y creciente demanda, lo lógico seria ver una suba gradual de su cotización. Eso no solamente significaría una reserva, sino un aumento del valor de los activos reservados en BTC. Esta es código preestablecido inalterable que se basa en las leyes matemáticas y criptográficas que rigen el protocolo. Esto ofrece previsibilidad y que ningún ente regulador ni politico ni persona puede intervenir para modificar dichas reglas.

2. El contexto macroeconómico actual es terreno fértil para volcarse hacia el BTC como reserva de valor. Todos los indicadores macroeconómicos tienden a indicar un riesgo latente de crisis económica global. Esto general en los inversores la necesidad de buscar un refugio de valor, y es por eso que subió el precio del oro en los últimos meses. En Argentina, la inflación y la devaluación de la moneda local; a nivel mundial y, sobretodo en USA, el recorte tasas de interés, creciente niveles de emisión monetaria e inflación, y falta de alternativas de inversion con retornos atractivos. Ademas, en los últimos años se ha demostrado una correlación negativa del BTC con el rendimiento de los principales mercados de capitales, y ha demostrado ser uno de los activos con mejor rendimiento en los últimos ocho años. Ademas, el BTC no se ve afectado por las crisis políticas, económicas y sociales a nivel mundial.

3. Asimismo, el BTC no sufre las políticas de control de capitales que pueden regir en cada jurisdicción, con lo cual es posible transferir valor de manera fácil, ágil y barata. En Argentina, por ejemplo, hemos sufrido políticas estrictas de control de capitales y cepo cambiario en las ultimas décadas, y los acontecimientos políticos recientes parecerían indicar un posible rumbo similar en los próximos años.

Iván Paz, consultor independiente y trader

Considerando el contexto económico actual e histórico que atravesamos los argentinos, nos vemos obligados a buscar alternativas cambiarias o de inversión para que nuestros ahorros no queden devaluados.  Pero el refugio en el dólar y las inversiones tradicionales, no son las únicas alternativas. Bitcoin ha venido dando que hablar en la última década, siendo no solo una criptomoneda descentralizada con alcance global, sino también un elemento de inversión y especulación dentro del área de las finanzas. 

Aquellos que supieron hacer una lectura de la oferta y la demanda de este activo, pudieron encontrar una oportunidad de inversión con rendimientos económicos exageradamente altos. Sin embargo, no siempre que se invierte en Bitcoin se obtienen rendimientos positivos en el corto plazo. Se debe poder identificar las fases del mercado, siendo las propicias para la inversión la fase de Acumulación y la Tendencia alcista; con expectativa de tomar ganancias en la fase de Distribución. Y es justamente donde se encuentra el precio de Bitcoin actualmente, saliendo de una fase de Acumulación y entrando en una Tendencia alcista, lo cual monta el escenario ideal para los argentinos que buscan proteger su capital e incluso aumentarlo. Otro detalle a destacar, es el crecimiento del entorno de las criptomonedas, ya que cada vez se encuentran más alternativas para la compra y venta.

Cabe aclarar, que esto no es una recomendación de inversión, sino un análisis personal sobre la situación actual.

Camilo Rodríguez, cofundador y trader de Crypto Rocket Group

Bitcoin tiene diez años y, a pesar de su volatilidad en el corto plazo, ha resultado ser una excelente reserva de valor en el largo plazo. ¿Por qué el Bitcoin funciona como tal? Puede resumirse en su escasez y emisión limitada. Se trata de un activo del cual solo habrá un máximo de 21 millones de unidades y cuya política de emisión está definida por los próximos 120 años, hasta que dejen de crearse nuevos bitcoins.

Incluso contra el oro, la reserva de valor por excelencia, el Bitcoin tiene importantes ventajas. Es el único activo cuyos productores, los mineros, no pueden acelerar la emisión. A su vez, a partir del 2024, la proporción de bitcoins creados por año contra el circulante total será menor que la del oro, transformando al Bitcoin en una de las formas de dinero más duras del mundo.

La mayoría de los inversores que apostó al Bitcoin contra el dólar en los últimos años ganó. Si se lo compara contra el rendimiento del peso argentino, incluso aquellos que compraron bitcoins durante su pico histórico de casi USD 20,000 hoy tienen sus cuentas en verde.

Te puede interesar: