Acusan de conspiración de intercambio de tarjetas SIM para robar criptomonedas a un hombre de Pennsylvania

Las autoridades de los Estados Unidos han acusado a un hombre de Pensilvania de conspiración para cometer fraude electrónico y extorsión a través de una serie de intercambios de tarjetas SIM dirigidos a ejecutivos e inversores de criptomonedas.

El intercambio de tarjetas SIM, también conocido como estafa de transferencia, implica el robo de un número de teléfono celular para secuestrar cuentas de medios financieros y redes sociales en línea, lo que se ve facilitado por el hecho de que muchas empresas utilizan mensajes automatizados o llamadas telefónicas para manejar la autenticación de los clientes.

Según un comunicado de prensa del 11 de diciembre del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Anthony Francis Faulk, de 23 años, supuestamente utilizó "técnicas de fraude, engaño e ingeniería social" para persuadir a los empleados de telecomunicaciones a que transfirieran números de tarjetas SIM pertenecientes a sus objetivos.  

Los cargos fueron presentados por el fiscal David L. Anderson y John Bennett, agente especial a cargo del FBI, y fueron presentados ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en el norte de California.

Los cargos conllevan una sentencia máxima de 20 años

Se alega que Faulk y sus cómplices, ninguno de los cuales ha sido identificado, perpetraron su plan entre octubre de 2016 y mayo de 2018.

Si bien los documentos de la corte no revelan la cantidad de criptomonedas que supuestamente se robó, la acusación alega que Faulk utilizó los ingresos para comprar una casa, un Ferrari y otros tres coches, joyas, un reloj Rolex, y los derechos de regalías de veinte canciones.

La propiedad mal adquirida estará sujeta a confiscación criminal si condenan a Faulk. Después de su arresto, Faulk compareció ante un tribunal en el Distrito Oeste de Pensilvania el 11 de diciembre.

Ha sido acusado de un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico y un cargo de comunicaciones interestatales con la intención de extorsionar.

La primera acusación conlleva una pena máxima de 20 años de prisión y una multa de USD 250,000; la segunda, una pena máxima de 2 años y, de igual modo, una multa de USD 250,000. 

Se ha liberado a Faulk temporalmente con una fianza de USD 250,000 y se espera que comparezca ante el tribunal el 9 de enero de 2020.

Una amenaza persistente

El intercambio de tarjetas SIM se ha convertido en una preocupación cada vez mayor para los organismos encargados de la aplicación de la ley y, en consecuencia, ha puesto a las empresas de telecomunicaciones, que son los guardianes de los datos de identidad de los usuarios, en el punto de mira por su supuesta complicidad en el delito. 

Michael Terpin, un inversionista de blockchain y criptomonedas que presentó una demanda relacionada con el intercambio de tarjetas SIM contra el proveedor de telecomunicaciones AT&T, le dijo a Cointelegraph que el mayor riesgo para los criptoinversores "es que las principales compañías telefónicas le prometen seguridad y no se la den.”

No dejes de leer: