¿Qué es EOS? La red de millones de transacciones por segundo

  • Ezio Rojas
  • 15 MAY 2019
¿Qué es EOS? La red de millones de transacciones por segundo

Cointelegraph

1.

El comienzo de EOS

En medio del boom de las ICO en 2017, surgió un proyecto que estaba planteada para romper los esquemas existentes. El proyecto en cuestión era EOS y la propuesta logró cumplir los objetivos puesto que la recaudación de la ICO asombraba a propios y a extraños, 4.197.956.135 dólares.

4 mil millones de dólares era una recaudación inédita dentro del mundo de las ICO. Tanto los medios informativos de criptomonedas como los tradicionales financieros se mostraban altamente sorprendidos por semejante recaudación, ningún proyecto había marcado tal dígito y todavía hoy, es un número difícilmente alcanzable.
 

Profundiza más aquí: ¿Qué es una ICO? Mitos y realidades entorno a las Initial Coin Offering
 

Block.one, una compañía debidamente registrada en las Islas Caiman, fue la empresa que había logrado semejante recaudación con la presentación de un proyecto planteado para romper los esquemas que la tecnología Blockchain tenía para ese momento.

Pero, ¿Qué es realmente EOS? Basándonos en lo planteado dentro de su White Paper, el proyecto en cuestión se trata de:

EOS.IO es un software que presenta una arquitectura de blockchain diseñada para permitir el escalamiento vertical y horizontal de aplicaciones descentralizadas. Esto se logra a través de una construcción similar a un sistema operativo sobre la cual se pueden construir aplicaciones. El software proporciona cuentas, autenticación, bases de datos, comunicación asíncrona y la programación de aplicaciones a través de múltiples núcleos de CPU y / o clústeres. La tecnología resultante es una arquitectura de blockchain que tiene el potencial de escalar a millones de transacciones por segundo, elimina las tarifas de los usuarios y permite el despliegue rápido y fácil de aplicaciones descentralizadas.

La posibilidad de lograr millones de transacciones por segundo era una propuesta de mucho valor dentro de un mercado Blockchain que estaba acercándose cada vez más a los problemas de escalabilidad de las criptomonedas.

Para plantear su proyecto, los desarrolladores de EOS se copiaron de dos proyectos, Bitshares y Steem, ambos por ser proyectos que lograban reducir la latencia de las operaciones dentro de sus respectivas redes Blockchain y que, además, podían mantener millones de usuarios dentro de sus plataformas sin mayores problemas.

2.

Delegated Proof of Stake, un nuevo algoritmo de consenso en la Blockchain

Para poder construir una red Blockchain que logrará cumplir con las expectativas, EOS planteó un algoritmo Blockchain nuevo, una mutación del tradicional Proof of Stake, el Delegated Proof of Stake, que traducido al español sería Prueba de Participación Delegada.

El algoritmo planteaba un cambio para la generación de bloques dentro de la red e implicaba que serían los propios poseedores de tokens EOS serían quienes elegirían a los productores de los bloques por medio de un sistema de votación que participarían ellos mismos. Para participar en la producción de los bloques, no se amerita mayores requisitos, cualquier usuario de la red puede postularse para lograr un productor de bloques dentro de la red.

Una vez que el productor de bloques es elegido, tiene la responsabilidad de generar los bloques que se les designe. En el supuesto de que pierda bloques y no genere ninguno en un plazo de 24 horas, pierde la facultad otorgada de generación y entra un nuevo usuario delegado a generar los bloques. Si quiere volver a generar bloques dentro de la red, el usuario excluido deberá hacer una notificación al sistema y volver a someterse a votación. Obviamente, la falta que puedan tener en la generación, puede generar un mal precedente para su nueva elección.

No obstante, este sistema de votación ha sido objeto de críticas en situaciones anteriores. El sistema, a pesar de buscar una descentralización dentro del sistema, ha mostrado muchos vicios propios de la centralización como es el caso de compra de votos por parte de usuarios con intención de ser productores de bloques dentro del sistema. A pesar de que se realicen, estos pagos están totalmente prohibidos dentro de la plataforma de EOS.

Los bloques dentro de EOS se generan cada 500 milisegundos, una diferencia radical en comparación con los 10 minutos de generación que toma cada bloque dentro de la red Bitcoin. Los productores, como dijimos anteriormente, deben de producir bloques en horas programadas y exactas. En el supuesto de que no se produzca en esa hora, la cadena salta el bloque y queda un espacio vacío de 500 milisegundos.

La producción de estos bloques se maneja en rondas de 126 bloques cada una y se distribuyen entre 21 productores para que cada uno pueda generar 6 bloques. Estos 21 productores se seleccionan antes de cada proceso de producción y se eligen según los votos que pueda obtener antes de cada orden. Estos procesos de votación son continuos y los productores pueden ser removidos en cualquier momento.

Para que las transacciones puedan ser aprobadas y quedar totalmente irreversibles dentro de un bloque, se requiere que primero la aprueben 15 productores dentro de la red. Según los desarrolladores, el proceso de confirmación de la transacción se puede realizar en 250 milisegundos y la irreversibilidad de la operación se afirma en 1 segundo.

Como recompensa, los productores reciben nuevos tokens por la producción de nuevos bloques. Para determinar el pago por la generación de estos nuevos bloques, el sistema lo determina por un promedio que sacan de los montos que determinan los productores de bloques para sus recompensas. Ello implica que son los propios productores quienes determinan cuanto desean ganar por su trabajo, pero, el sistema tiene un límite para producir hasta un máximo de 5% anual en comparación con el suministro total de las monedas.
 

Conoce más: ¿Cómo minar criptomonedas? En la nube, con tu PC y más. Todo lo que necesitas saber sobre criptominería

 

Para poder realizar operaciones en esa velocidad, la red de EOS plantea que las acciones entre cuentas se tarden 500 milisegundos. Los bloques se dividen en ciclos que a su vez se subdividen en fragmentos que es la que tiene la lista de todas las transacciones. De esta forma pueden inscribir una gran cantidad de transacciones en un espacio muy corto de tiempo.

Para el envío de transacciones dentro de la red, no se cobra ningún tipo de comisión, lo que implica que los usuarios pueden utilizar la red Blockchain de EOS sin mayor costo. Lo que si se cobra dentro del sistema es el ancho de banda, poder de cálculo de CPU y el almacenamiento RAM para mantener las Aplicaciones Descentralizadas dentro del sistema. Estos pagos se deben realizar con el token EOS y ello impulsa el uso de la moneda dentro del ecosistema.

3.

Un sistema de Aplicaciones Descentralizadas amigable y efectivo

A pesar de que la red Blockchain de EOS se presenta más compleja que el resto de las redes del mercado, el proyecto también busca ser más entendible para los usuarios. Los desarrolladores entienden que de esta manera lograrán que el proyecto tenga una mejor adopción dentro del mercado.

Una de esas facilidades es que las cuentas de los usuarios podrán ser identificadas con un nombre único entendible y de fácil lectura de hasta 12 caracteres de longitud. A su vez, cada cuenta de usuario puede determinar la creación de acciones para que sean ejecutadas por otras cuentas y también pueden determinar secuencias de comandos para cuando sus cuentas sean quienes reciban las acciones por parte de otros usuarios.

Este sistema de ejecución de acciones es la que permite la ejecución de Contratos Inteligentes dentro de la plataforma, pero los ejecuta de una forma más sencilla que los Contratos Inteligentes de Ethereum. El sistema de EOS se encarga de coordinar las Acciones enviadas entre los usuarios con controladores automáticos del propio sistema.

Para manejar los Contratos Inteligentes dentro de la plataforma, el sistema de EOS ofrece lo que se denomina un Gestión de Permisos entre Cuentas, que funciona de una forma muy similar a las llaves privadas que llevan multifirma dentro otras redes Blockchain.

No obstante, este sistema de Gestión de Permisos entre Cuentas va más allá que el simple manejo de fondos de una billetera en común, el sistema de EOS permite que se pueda realizar un planteamiento más completo sobre las operaciones que puede o no puede ejecutar las cuentas dentro del sistema.

4.

Contratos Ricardianos

Uno de los elementos que también quiso facilitar EOS fueron los Contratos Inteligentes, que como sabemos, han sido una innovación bastante práctica dentro del mundo de la tecnología pero que no han logrado la adopción masiva precisamente por la complejidad misma que implica su generación y aplicación dentro del mundo real.
 

Te puede interesar: ¿Qué son los contratos inteligentes o 'smart contracts'? Guía completa
 

Como propuesta, surgieron los denominados Contratos Ricardianos, una propuesta planteada para facilitar el sistema existente. Estos Contratos Ricardianos son documentos digitales perfectamente legibles por las partes, en la que ambas pueden estipular sus términos y condiciones como lo harían en un documento normal. Lo que se mantiene de forma digital es que están firmados y verificados dentro de la tecnología Blockchain.

Cada uno de estos contratos se convierte en un hash para así lograr aplicar todas las transacciones dentro de la red Blockchain. A nivel de seguridad, los Contratos cuenta con una Firma Oculta que se realiza por medio de las claves privadas de las partes participantes del proceso. Esa Firma Oculta se aplica dentro del hash del Contrato.

Al poder establecer todo de una forma más clara, los Contratos Ricardianos permiten que se puedan establecer cláusulas más complejas desde el punto de vista jurídico. Juntar esta herramienta de los Ricardianos con los Contratos Inteligentes permita que sea posibilidad armar instrucciones autoejecutables más complejas y entendibles para la persona dentro de una red Blockchain.

Otra ventaja que presentan los Contratos Ricardianos son que estos tienen la posibilidad de establecer un Live Contract, lo que implica que el Contrato se puede modificar una vez que el Contrato ha empezado a ejecutarse. Esta característica es bastante diferenciadora de los Contratos Inteligentes puesto que estos últimos no se pueden modificar, sin importar si existe un error dentro del contrato.
 

5.

¿Cómo comprar EOS?

Al ser una criptomoneda relativamente nueva dentro del mercado, su expansión hacia todos los mercados no ha sido total, sin embargo, si tiene cierto movimiento dentro de los Exchanges más importantes del mercado. Entre los Exchanges que está enlistado y que cuenta con mayor circulación se encuentran:

En todos estos Exchanges, las operaciones con EOS de mayor volumen se realizaron en el par USDT/EOS, lo que implica que la moneda tiene un alto movimiento con el relativo a la moneda FIAT.

Comprar EOS en América Latina

Particularmente para América Latina, EOS está enlistado solo en Bitinka, un portal en el que podemos depositar con monedas locales latinoamericanas como pesos colombianos, pesos argentinos y soles peruanos.

Dentro de Bitinka, las operaciones con EOS no son muy altas, al momento de realizar esta investigación, el par con el volumen más alto de las últimas 24 horas en donde se comercializaba EOS rondaba cerca de los 3000 dólares, un monto bastante pequeño para el mercado global de criptomonedas.

6.

Precio de EOS a través de su historia

Si queremos hablar de una ICO que haya reportado un Retorno de Inversión atractivo para los inversores, tenemos que mencionar a EOS. Se vendió a un precio inicial promedio de 99 centavos de dólar y a lo largo de su historia ha reportado unos crecimientos bastante interesantes.

Su precio más alto se registró el día 29 de abril del 2018 y se ponderó en unos 21,46 dólares por cada token de EOS. Ese día también se registró su precio más alto en el par BTC/EOS. Ello implica que cualquier inversor que participó en el proyecto en el precio inicial pudo ver un incremento de más de 21 veces de la inversión realizada.

Esta fecha no fue la única en la que EOS pisó precios altos, ya en principios del año 2018, cuando muchas criptomonedas también marcaron precios altos. Para estas fechas, cada token se cotizaba por unos 18,16 dólares, lo que implicó una ganancia para los inversores puesto que dicho precio equivalía a 18 veces el monto de su inversión.

Pero, a partir de esas fechas memorables para el proyecto, su precio empezó a bajar considerablemente. El pico de precios visto en marzo del 2018 se mantuvo estable por 2 meses para posteriormente empezar a caer.

En el mes de junio cayó para romper la barrera de los 10 dólares, precio que no ha vuelto a alcanzar en su historia. La caída se mantuvo hasta llegar al tope de 5 dólares, un monto en el que se mantuvo en el último trimestre del 2018.

El mismo último trimestre del 2018, la moneda terminó rompiendo el tope de su precio en dólares para pisar un mínimo de 1,72 dólares el 08 de diciembre, un precio que se igualaba al precio que se mantenía en noviembre del 2017, a pocos meses de su existencia. Así mismo, la moneda presentaba unos de los volúmenes más bajos de comercialización en su historia. Esta situación financiera aconteció en el mismo momento que se destaparon los escándalos de compra de votos entre los Productores de Bloques de la red.

En el segundo trimestre del 2019, la moneda empezó a tener un repunte considerable, tanto en su valoración como en su volumen de comercialización. Actualmente ha logrado posicionarse como la 6ta criptomoneda más importante del mercado, según los datos de CoinMarketCap. En estas fechas es cuando pudimos ver que se rompiera la barrera de los 5 dólares y la moneda presentó los volúmenes de comercialización más altos que ha podido ver en toda su historia.