IBM y la Iniciativa de Comercio Justo demuestran la aplicación de seguimiento del café basado en blockchain

El 6 de enero, en The Consumer Electronics Show de Las Vegas, IBM y Farmer Connect (una organización comprometida con el aumento de la transparencia y la sostenibilidad en las cadenas de suministro agrícola) hicieron una demostración de una aplicación basada en una blockchain que les permite a los consumidores aprender sobre los granos de café que compran.

El fundador y presidente de Farmer Connect, David Behrends, le dijo a Cointelegraph que la aplicación móvil "Thank My Farmer" les proporciona a los consumidores un mapa interactivo para mostrar el trayecto de su café mediante el escaneo de un código QR:

“Después de escanear un código QR, los consumidores son llevados directamente a una página del producto que da detalles sobre el café que están tomando. Debajo de esa descripción hay un mapa interactivo que muestra el viaje que ha hecho el café. Decimos que se puede viajar por el mundo a través de una taza de café, y nos gustaría ayudar a los consumidores a visualizarlo.”

La aplicación Thank My Famer funciona con la tecnología blockchain de IBM, que crea una cadena digital permanente de transacciones que no puede alterarse, rastreando cada paso del viaje de un grano de café.

De acuerdo con el líder mundial de la blockchain de IBM, Paul Chang, cada participante involucrado en la red Thank My Farmer tiene una copia exacta de los datos de la transacción, y que las adiciones a la cadena de bloques se comparten a través de la red según el nivel de permiso de cada participante. Esto les permite a los agricultores, mayoristas, comerciantes y minoristas interactuar de forma más eficiente, al tiempo que les proporciona a los consumidores información sobre el origen de los productos de café.

Como resultado, Behrends explicó que los consumidores podrán ver las ubicaciones exactas de las fincas donde se cultiva su café, junto con los pasos a los que se somete el grano de café antes de llegar a la tienda de comestibles.

“Si tenemos la geolocalización de los agricultores, esas granjas aparecerán en el mapa. Si no tenemos esta información, mostramos los pasos que ha seguido el café. Por ejemplo, el café comienza como una cereza, los granos se sacan de la cereza y se lavan y secan. Cada paso se realiza en diferentes segmentos antes de que el producto vaya a los puertos de exportación e importación. Los consumidores pueden hacer clic en el mapa interactivo para saber más sobre cómo se ha obtenido, recorrido y transformado el café.”

En CES, los productos de café de Bluestone Lane se utilizaron para demostrar cómo funciona la aplicación Thank My Farmer. Según Behrends, la aplicación estará disponible para el mercado general a principios de 2020. Los usuarios de Estados Unidos y Canadá podrán escanear los códigos QR en el café de origen único premium de la marca Folgers 1850. Los consumidores europeos podrán utilizar la aplicación en una nueva marca de origen único, Beyers 1769, tostado en Beyers Koffie.

El elemento "blockchain para el bien”

Behrends también señaló que uno de los objetivos de la aplicación Thank My Famer es humanizar la relación de cada consumidor con su café, dándoles a los bebedores de café visibilidad en la cadena de suministro, lo que les permite comprender mejor los pasos que implica la creación del producto.

Los informes muestran que los bebedores de café consumen más de medio billón de tazas al año. Además, dos tercios de los consumidores entre 19 y 24 años prefieren comprar café cultivado de forma sostenible y de origen responsable. Sin embargo, todavía no se sabe que 25 millones de caficultores pequeños dependen de llevar su producto al mercado para ganarse la vida.

Al utilizar la blockchain, Thank My Famer les permite a los consumidores hacer contribuciones directas a los agricultores responsables de la obtención de su café. Behrends señaló que, a medida que se desarrollen las aplicaciones, los consumidores podrán apoyar a los caficultores financiando proyectos locales a través de la aplicación.

"Queremos animar a los consumidores a compartir la gobernanza de la sostenibilidad al ser capaces de hacer contribuciones mientras ven el impacto que tiene en estas comunidades… y para mí, eso es lo que humaniza el café", dijo Behrends.

La identidad autosoberana de la Fundación Sovrin les proporcionará a los agricultores una identidad digital construida sobre blockchain. Behrends explicó:

“Estamos colaborando con la Fundación Sovrin para integrar la identidad autosoberana en la aplicación. Todavía estamos desarrollando esta tecnología, pero básicamente les dará a los agricultores una identidad digital, permitiéndoles ser dueños de sus datos por primera vez.”

Además, Behrends señaló que la identidad digital de un agricultor contendrá credenciales y registros digitales que muestren cuándo un agricultor les vende café a los comerciantes. Estos podrán introducir credenciales digitales para confirmar el precio, la cantidad y la calidad del café a los agricultores a través de la aplicación. Una vez que todo ha sido aceptado y confirmado por el agricultor, se crea un registro digital de la producción y los ingresos, que luego se registra en la blockchain de IBM.

En el futuro, la identidad digital de un agricultor también estará vinculada a una cuenta bancaria o a una cartera digital, lo que les permitirá a los consumidores hacer contribuciones directas a los agricultores, que luego podrán ser rastreadas en su totalidad utilizando la aplicación Thank My Farmer.

Aunque Behrands señaló que los ferrocarriles de pago de la aplicación no estarán listos hasta febrero, explicó que los consumidores que deseen apoyar a los agricultores recibirán un código clave único para saber dónde están sus contribuciones en todo momento. Explicó:

“La aplicación les permitirá a los consumidores 'seguir el dinero' para ver cuándo se han recogido las contribuciones, cómo se han agregado y, lo que es más importante, qué se ha dispersado para financiar un proyecto concreto.”

¿En qué se diferencia de otras soluciones basadas en blockchain?

Si bien la aplicación Thank My Farmer funciona con la blockchain de IBM, Chang le dijo a Cointelegraph que Farmer Connect no forma parte de la Red de confianza de alimentos de IBM, que actualmente consta de más de 200 proveedores y minoristas de alimentos, incluyendo Walmart y Carrefour. Chang explicó que la aplicación simplemente utiliza los mismos activos que alimentan la plataforma del Fideicomiso de Alimentos.

“Tomamos los activos de la red del Fideicomiso de Alimentos y los pusimos en un ambiente dedicado para que Farmer Connect se ocupe de la cadena de suministro de la industria del café. Como resultado, Famer Connect no tiene que preocuparse por la escalabilidad, seguridad y robustez de la red, ya que Food Trust lo ha probado todo.”

Además, Chang señaló que el objetivo de Thank My Famer no era probar una nueva tecnología o concepto, sino crear un ecosistema más sostenible para los bebedores de café, los agricultores, los comerciantes y todos los demás actores involucrados.

Esto difiere de otras soluciones basadas en blockchain que les permiten a los consumidores escanear un código de barras QR para entender de dónde proceden ciertos alimentos. Por ejemplo, mientras que Carrefour, el proveedor europeo de comestibles, ha incorporado la tecnología de código de barras QR en algunos de sus productos, los consumidores solo pueden ver de dónde proceden esos alimentos. Farmer Connect da un paso más al permitirles a los consumidores hacer contribuciones directas a los agricultores, lo cual es un elemento único. Behrends explicó esto con más detalle, diciendo:

“La aplicación Thank My Farmer es una iniciativa líder que toda la industria está apoyando. Otros en el espacio están tratando de hacer algo similar mostrándoles a los consumidores de dónde provienen sus alimentos, pero nosotros estamos abordando cuestiones que la industria del café también está enfrentando.”

Behrends también señaló que Farmer Connect está estudiando la posibilidad de expandirse a otras industrias alimentarias en las que los productos son producidos por pequeños agricultores, tales como el té y el cacao.

No dejes de leer: