La criptomoneda nacional de las Islas Marshall se inspiró en el trabajo de Block.One

Ha pasado casi un año desde que la República de las Islas Marshall (RMI) dio a conocer el desarrollo de su moneda digital nacional denominada Sovereign (SOV). La criptomoneda está preparada para abordar algunos de los problemas con los que lucha la RMI, incluyendo los altos costos de las remesas. Una criptomoneda de curso legal podría crear supuestamente una situación en la que la solución a las costosas remesas se "cuece" en el propio sistema monetario.

Al examinar el libro blanco de SOV, Cointelegraph observó que alude a un sistema de Prueba de participación Delegado (DPoS) que probablemente se deriva de EOS, específicamente cuando se trata de la producción de bloques. Cointelegraph se puso en contacto con Jim Wagner, co-fundador y CTO de SFB Technologies, la compañía detrás del desarrollo de la infraestructura de la cadena de bloques de SOV, para comentar si el sistema de SOV está basado en el software EOS desarrollado por Block.One.

Inspirado por el trabajo de Block.One

Wagner confirmó que el SOV está actualmente en desarrollo interno, y que el diseño de la criptomoneda no sólo tiene similitudes con EOS, sino que de hecho está inspirado en el trabajo de Block.One. También dijo que su cadena es completamente independiente, pero se negó a comentar la interoperabilidad o las asociaciones.

Al comentar sobre el número esperado/prueba de transacciones en transacciones por segundo de la cadena de bloques, Wagner dijo que estas métricas de benchmarking estarán disponibles pronto.

Estado del desarrollo

Según el libro blanco, cada SOV estará compuesto de 100 centavos (Sovis). Cada Sovi, por otro lado, será divisible hasta cuatro decimales, lo que hace que el diseño del SOV sea interesantemente diferente de los criptoactivos "tradicionales".

Podría parecer que los desarrolladores pretenden familiarizar la moneda con la gente acostumbrada a pensar en la moneda en centavos, pero también con el objetivo de permitir microtransacciones de menor valor.

En respuesta a esta sugerencia, Wagner dijo que "es útil encontrar una terminología conveniente, pero dependiendo del valor y el uso, puede surgir una nueva terminología para las diferentes fracciones".

Hablando sobre el estado actual del desarrollo del SOV, Wagner reveló lo siguiente:

"Las Islas Marshall se están preparando para lanzar el Timed Release Monetary Issuance (TRMI) con el fin de introducir el SOV de forma gradual. El Pre-SOV es un derecho a recibir una unidad SOV una vez que se emite el SOV".

Manifestación de la libertad nacional de las Islas

La idea detrás del proyecto del SOV radica en la búsqueda del gobierno de la RMI de "manifestar nuestra libertad nacional", así como en la creación de una moneda estatal alternativa al dólar estadounidense, que la pequeña nación insular ha estado utilizando durante décadas. Durante 40 años, el país había sido administrado por los Estados Unidos como parte del Territorio en Fideicomiso de las islas del Pacífico, alcanzando la independencia en 1986 bajo el Pacto de Libre Asociación.

En septiembre, el Honorable David Paul, Ministro de Asistencia al Presidente y Medio Ambiente de la RMI, emitió un ensayo, en el que explicó que la RMI decidió emitir una segunda moneda de curso legal basada en la tecnología blockchain, porque las soluciones centralizadas no son viables en un país de un poco más de 50,000 habitantes repartidos en más de 1,000 islas del Pacífico.

El ministro Paul señaló que el SOV tendrá una oferta monetaria fija y a prueba de manipulaciones y que su crecimiento estará predeterminado en un 4% anual. Además, argumentó:

"Elegimos crear una oferta monetaria fija con un crecimiento fijo porque las monedas fiduciarias pueden ser notablemente inestables. [...] Las políticas de los principales bancos centrales no son tranquilizadoras, como atestiguan los precios del oro y de las monedas de oro. Nosotros, como gobiernos, debemos adoptar un enfoque más sostenible del dinero y no tratarlo como un recurso ilimitado".

Sin embargo, el desarrollo del SOV fue cuestionado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que advirtió a las autoridades marshalesas que se oponen a la adopción de la criptomoneda, afirmando que supondrá un riesgo para la integridad financiera del país, así como para las relaciones con los bancos extranjeros. El regulador instó a la RMI a reconsiderar la emisión de una criptomoneda hasta que el gobierno sea capaz de proporcionar e implementar "marcos políticos fuertes".

Adrian Zmudzinsky colaboró en la elaboración de este artículo.

Te puede interesar: