Entrevista a la abogada Carla Meyer: “Será inevitable que los estados quieran legislar actividades realizadas con criptomonedas”

Argentina ha demostrado tener un movimiento importante en materia de criptomonedas y tecnología blockchain. En los últimos años han surgido interrogantes sobre los intentos de normativas y sobre las características descentralizadas inherentes a los criptoactivos. Para conocer más sobre una perspectiva legal, Cointelegraph en Español conversó el 4 de junio con la abogada Carla Meyer Bartoletti.

Fernando Quirós (FQ):  ¿Crees que sean necesarias regulaciones en materia de criptomonedas?

Carla Meyer Bartoletti (CMB): Aunque no agrade a muchos, lo cierto es que será inevitable que los estados quieran legislar las actividades que los ciudadanos realicen con las criptomonedas.La primera cuestión que analizan los reguladores en torno a ello consiste en evitar o prevenir el lavado de activos, el financiamiento del terrorismo y la evasión fiscal, todos delitos que ocurren a diario con el dinero de curso legal en cualquier país.

Personalmente creo que deben tenerse en cuenta las prioridades existentes en cada jurisdicción para establecer medidas eficientes y perdurables. En primer lugar, debe fomentarse la educación de la ciudadanía para que cada usuario pueda prevenir o evitar un menoscabo o perjuicio en su patrimonio o incurra en alguna conducta tipificada en leyes penales.

Lentamente, surgen estados interesados en emitir reglas, guías o pautas promoviendo estándares de conducta para usuarios individuales como para empresas comerciales.

Siguiendo estudios de la Universidad de Nicosia, Chipre: incluso aunque no estén reguladas las criptomonedas, una amplia gama de leyes existentes podrían aplicarse, como ser lo referido a Tributación, Regulación Bancaria y Transferencias de dinero, Securities/Valores, Comodities/Materias primas, Derecho del consumidor, Códigos y leyes Civiles- Comerciales y Penales, entre otras.

Las materias de preocupación regulatoria rodean los siguientes aspectos: Competencia y eficiencia del mercado, Protección al consumidor: fraude y robo o pérdida de valor (protección del inversor); Tráfico de información privilegiada; Controles de capital (China particularmente preocupada); Evasión de impuestos; Controles de moneda; Prevención de la delincuencia (empresas de la "Ruta de la Seda", rescate, secuestro, extorsión y rescate de datos -data ransom-).

FQ: ¿Las tecnologías descentralizadas no fueron creadas de alguna manera para evitar regulaciones de estados o gobiernos?

CMB: Esa finalidad o intención puede ser una de las tantas interpretaciones que existen. Personalmente no estoy de acuerdo. Todo lo contrario, en mi opinión pueden aportar soluciones a ciertas problemáticas más que evadir regulaciones.Debe quedar claro que la Blockchain o cadena de bloques, como plataforma que contiene el registro de operaciones, por sí misma no es novedosa ni disruptiva; para que así lo sea, debe tratarse de un sistema descentralizado, distribuido, neutral, irreversible, resistente a la censura, público, basado en la criptografía y en la prueba de trabajo (PoW), libre, abierto para todos, sin jurisdicción y que dentro del Open Source, provea la inmutabilidad necesaria para dotar de robustez, transparencia y confianza a la red. Esto implica la posibilidad de transmitir valor entre pares y facilitar el intercambio de bienes y servicios, no teniendo que acudir a ningún tercero/intermediario.

Si hablamos de Bitcoin, todavía sigue siendo una intriga (con conflicto de por medio) la identidad del autor del “Paper” de “Satoshi Nakamoto”, por lo que no es fácil desentrañar, de manera unánime, cuál fue la finalidad concreta del surgimiento de bitcoin.

Es indudable que los ciudadanos pueden verse beneficiados con el surgimiento de las tecnologías descentralizadas. Los individuos que quieren evitar las regulaciones no necesitan exclusivamente de bitcoin o de otras criptomonedas. Del “paper” mencionado titulado: “A Peer-to-Peer Electronic Cash System”, se puede comprender (sin especificaciones técnicas) que consiste en un sistema electrónico de pago efectivo entre pares, que otorga poder a los usuarios sin tener que recurrir a intermediarios, es algo que nunca antes se había inventado, por ello hablamos de innovación disruptiva, que crea una nueva red de valor y mercado.

Ciertamente, muchos estudiosos coinciden en que con el tiempo y mediante la evolución de los desarrollos tecnológicos, la gran mayoría de las personas usarán esta capacidad para levantarse de la pobreza, lograr sus objetivos primarios, podrán obtener comida, seguros, salud, sanidad, educación, para ellos y sus hijos. Y esto, es algo bueno porque millones de personas en el mundo están ya hoy excluidos de poder lograr eso (piénsese en la cantidad de personas que no acceden y nunca accederán a la posibilidad de ser clientes de un banco cualquiera).

Esta herramienta tecnológica puede ser vista como una alternativa al Sistema Bancario/Financiero Tradicional (el que de hecho, se ha convertido con los años, en un fenómeno complejo de explicar o justificar razonablemente, la circunstancia de que el propio Sistema Bancario es el que justamente contraviene por ley -al ser aceptado y consentido a nivel global desde hace tiempo- valores como la equidad, la justicia, el bien social y las pro