Desde Reino Unido hasta Malasia: cómo los países clasifican las criptomonedas en todo el mundo

El 23 de enero, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) del Reino Unido, el regulador financiero nacional, publicó un documento de consulta de 50 páginas denominado "Guía sobre criptoactivos".

Mientras el Reino Unido parece estar acercándose a la implementación de un marco regulatorio definitivo, es hora de volver a evaluar cómo otros mercados de criptomonedas, específicamente los principales, tratan las criptomonedas a nivel jurídico.

"Guía sobre Criptoactivos", revisado: cómo el Reino Unido va a lidiar con las monedas virtuales

Dado el tono del nuevo documento de la FCA, el gobierno del Reino Unido parece inclinarse hacia un enfoque bastante neutral para las criptomonedas.

El objetivo principal del documento es brindar mayor claridad regulatoria a los participantes del mercado de criptomonedas. Específicamente, la FCA tiene como objetivo ayudarles a comprender si sus activos digitales de elección están dentro del perímetro regulatorio, qué regulaciones se aplican a su negocio y si necesitan autorización con la agencia.

En el documento, el regulador describe varias definiciones posibles de los criptoactivos y las leyes de la legislación vigente del Reino Unido. Específicamente, la agencia señala que los criptoactivos podrían considerarse como "Inversiones Especificadas" en la Orden de Actividades Reguladas (RAO) o "Instrumentos financieros" del estado, regulados por la Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros II. El organismo regulador también menciona que dichos activos podrían estar sujetos a las Regulaciones de Dinero Electrónico o Regulaciones de Servicios de Pago.

El documento de consulta de la FCA luego divide las criptomonedas en tres categorías posibles: tokens de intercambio, tokens de valor y tokens de utilidad.

Entonces, según la agencia, los tokens de intercambio son aquellos "no emitidos o respaldados por ninguna autoridad central y están destinados y diseñados para ser utilizados como un medio de intercambio". La FCA citó el ejemplo de Bitcoin (BTC) y Litecoin (LTC) en el contexto de ese tipo particular de activo digital, agregando que los tokens de intercambio generalmente son descentralizados. En consecuencia, agrega el regulador, tales tokens pueden usarse para la compra y venta de bienes y servicios sin la necesidad de intermediarios convencionales, como los bancos.

Los tokens de valor, a su vez, son activos que "son iguales o similares a los instrumentos tradicionales como acciones, obligaciones o unidades en un esquema de inversión colectiva". La FCA agrega que dichos tokens probablemente se encuentren bajo la RAO y, por lo tanto, están "dentro del perímetro" de la competencia del regulador. La FCA evitó mencionar ejemplos específicos de tales tokens de valor, pero no obstante, describió un ejemplo más abstracto:

“La empresa CD, incorporada en el Reino Unido, ha creado una plataforma de trading social, llamada la CD Platform, para que los usuarios puedan intercambiar fácilmente monedas fíat por tokens de intercambio. La firma emite 'Tokens CD' que se intercambian por fondos fíat y estos tokens se utilizan para comprar otros tokens de intercambio".

En este escenario, la FCA escribe, los tokens de CD se pueden clasificarse como tokens de valor, ya que "confieren al titular un derecho de propiedad de la plataforma de CD".

Puede interesarte: El regulador financiero del Reino Unido publica un documento de consulta sobre criptomonedas

Por último, las monedas denominadas tokens de utilidad son aquellas que dan a los usuarios acceso a un producto, pero no otorgan los mismos derechos que los tokens de valor —y por lo tanto no están cubiertas por el régimen regulatorio, a menos que puedan ser clasificadas como dinero electrónico por definición—. 

La FCA cita los datos obtenidos previamente por el Equipo de Trabajo de Criptoactivos del Reino Unido, y señala que el país tiene capacidad para menos de 15 exchanges de criptomonedas al contado. Combinados, parecen tener un volumen diario de operaciones de alrededor de USD 200 millones —que representan aproximadamente el 1 por ciento del comercio mundial diario de criptomonedas—. Además, hay 56 proyectos en el Reino Unido que han ofrecido ofertas iniciales de monedas (ICO), lo que representa menos del 5 por ciento de los proyectos a nivel mundial. Eso implica que el criptomercado nacional es todavía relativamente pequeño.

Sin embargo, a pesar del tamaño modesto de la industria de criptomonedas del Reino Unido, los reguladores locales han estado intensificando su control: en diciembre del año pasado, la FCA reveló que está investigando a 18 compañías por el uso de la criptomoneda, mientras que el servicio de recaudación de impuestos del Reino Unido emitió su primera legislación tributaria detallada para titulares de criptomonedas privados. En cuanto al documento de consulta de la FCA, la agencia está pidiendo al público que haga un análisis del documento y envíe sus comentarios antes del 5 de abril. La versión finalizada del documento se presentará para el verano del 2019.

Por lo tanto, el Reino Unido podría unirse pronto a la lista de países que emplean un enfoque regulatorio definitivo hacia las criptomonedas. Algunos de esos jugadores, junto con las formas en que definen los activos digitales, se analizarán a continuación.

Japón

Estado de las criptomonedas: medios de pago legalmente aceptados

Japón es uno de los mayores mercados del mundo para las criptomonedas. De acuerdo con los datos recopilados por la Agencia de Servicios Financieros (FSA), el principal regulador financiero interno, el país cuenta con alrededor de 3,5 millones de traders de criptomonedas que realizan transacciones anuales por un monto de más de USD 97 mil millones. La mayoría de ellos son hombres de negocios de alrededor de 30 años. Además, los informes del país muestran que alrededor del 14 por ciento de la fuerza laboral masculina de los jóvenes del país ha invertido en criptomonedas.

Dado el tamaño significativo del criptomercado japonés, la FSA ha estado notablemente activa allí. Como resultado de su política, el mercado interno ha ganado la reputación de ser uno de los más cumplidores y orientados a la regulación.

Además, Japón fue uno de los primeros países en reconocer legalmente Bitcoin. Por lo tanto, desde mayo del 2016, la criptomoneda, junto con otras altcoins, se puede utilizar como un medio de pago legalmente aceptado en el país. Sin embargo, las criptomonedas aún no están definidas como moneda de curso legal en Japón. En abril del 2017, la Ley de Servicios de Pago local entró en vigencia: el documento confirmó el papel de las criptomonedas como forma de pago y describió otras medidas regulatorias de los exchanges locales de criptomonedas y las ICO.

En diciembre del 2018, la FSA decidió colocar Bitcoin y otras criptomonedas en una sola categoría denominada "criptoactivos", según informes de medios locales. Al parecer, al gobierno le preocupaba que, debido a que las criptomonedas se denominaban "monedas virtuales", los traders sean confundidos al pensar que estarían comprando moneda legal reconocida por el gobierno.

No dejes de leer: Japón: regulador financiero investiga criptobolsa por cumplimiento de medidas antilavado de dinero

China

Estado de las criptomonedas: no reconocidas, prohibidas para trading

China solía ser un jugador extremadamente importante en el mercado de criptomonedas, al albergar una parte importante de los mineros de Bitcoin (en el 2017, se estimó que entre el 50 y el 70 por ciento de la minería de Bitcoin se realizó en el país) y el volumen de comercio de Bitcoin. Sin embargo, desde la importante represión del gobierno contra los exchanges locales y las ICO en septiembre del 2017, ambas cifras se han visto significativamente minimizadas. Sin embargo, China no ha abandonado la criptomoneda por completo y ha pasado a convertirse en un poder exclusivamente de blockchain.

Por lo tanto, desde que se produjo la ola de represión regulatoria, las personas en China pueden poseer criptomonedas, pero no pueden intercambiarlas legalmente por dinero fiduciario. De acuerdo al gobierno local, los reguladores nacionales no reconocen las criptomonedas como moneda de curso legal o como una herramienta para pagos minoristas, y el sistema bancario chino no está aceptando ninguna criptomoneda.

Estados Unidos

Estado de las criptomonedas: variado, depende de la agencia.

En EE. UU., el Congreso tiene el poder supremo sobre las agencias reguladoras federales, como la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías (CFTC) y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), y las libera de cumplir con las leyes que este emite.

Sin embargo, el Congreso ha guardado silencio sobre la regulación y definición de las criptomonedas. Mientras tanto, diferentes agencias reguladoras han tomado el asunto en sus manos, y cada organismo regulador define las criptomonedas a su manera.

La SEC, el organismo que supervisa las transacciones de valores, en su mayoría considera las criptomonedas como valores. Según la prueba de Howey, de 70 años de edad, que la SEC aplica para determinar el ámbito de su jurisdicción, un valor implica la inversión de dinero en una empresa común, en la que el inversionista espera obtener ganancias principalmente de los esfuerzos de otros. No obstante, la SEC ha dictaminado que Ethereum (ETH) y Bitcoin no son valores, lo que significa que las ICO de los activos no serán reevaluados por el regulador, que ha estado cancelando los "valores no registrados" durante su barrido de sondeo.

La CFTC, la agencia que controla las transacciones de derivados de commodities, afirma que los tokens son commodities. Básicamente, en su opinión, Bitcoin está más cerca del oro que de las monedas o valores convencionales, ya que no está respaldado por el gobierno y no tiene una garantía adjunta.

La Red Judicial de Delitos Financieros (FinCen), la oficina que tiene autoridad total para los asuntos de Conozca a su Cliente (KYC) y Antilavado de Dinero (AML), considera que los tokens son dinero. En su opinión, las ventas de ICO están sujetas a las reglas del transmisor de dinero según la Ley de Secreto Bancario y, por lo tanto, están obligadas a registrarse con el gobierno, recopilar información sobre sus clientes e informar sobre cualquier actividad financiera sospechosa.

El Servicio de Impuestos Internos (IRS), a su vez, cree que las criptomonedas no son monedas, sino propiedades, lo que significa que cuando las criptomonedas se venden para obtener un beneficio, se aplicará un impuesto sobre las ganancias de capital.

Sin embargo, la compleja situación de supervisión en Estados Unidos podría cambiar en el futuro. A fines de diciembre del 2018, dos congresistas presentaron un proyecto de ley bipartidista titulado "Token Taxonomy Act", con el objetivo de prevenir el exceso de regulación en el espacio de la criptomoneda nacional. Específicamente, el documento ofrece más claridad con respecto a la política de registro e impuestos de las ICO.

Puede interesarte: Activos de criptomonedas se regularán de manera diferente en EE. UU., un impacto potencial en la industria

Alemania

Estado de las criptomonedas: dinero privado

Las criptomonedas no son moneda de curso legal en Alemania, pero han sido reconocidas como "dinero privado" por el Ministerio de Finanzas alemán desde el 2013. En consecuencia, cualquier ganancia obtenida a través del trading, la minería o el intercambio de Bitcoin o altcoins está sujeta a un impuesto sobre las ganancias de capital. Sin embargo, de acuerdo con la Ley de Impuestos sobre la Renta de Alemania, si los activos (criptomonedas) se mantienen por más de un año, quedan exentos de impuestos.

Las criptomonedas parecen ser relativamente populares entre los jóvenes en Alemania. Según una encuesta realizada en noviembre por los Centros de Consumidores Alemanes de Hesse y Sajonia, más de una cuarta parte de los alemanes de 18 a 29 años están interesados en comprar activos digitales.

Mientras tanto, la Autoridad de Supervisión Financiera Federal de Alemania (BaFin) ha mantenido una postura bastante agresiva hacia lss ICO, informando sobre ofertas no autorizadas y advirtiendo a los inversores privados que "se mantengan alejados de tales cosas". La agencia también ha pedido regulaciones internacionales en el sector.

Suiza

Estado de las criptomonedas: propiedades

El hogar del famoso Crypto Valley ubicado en Zug, Suiza es famosa por su enfoque amigable hacia las tecnologías relacionadas con la criptomoneda. Recientemente, la importante cartera global de Bitcoin, Xapo, anunció que reubicará las operaciones comerciales clave de Hong Kong a Suiza, citando "jurisdicción opaca".

En Suiza, las criptomonedas constituyen propiedades. Según un informe del 2014 emitido por el Consejo Federal, el gobierno suizo clasifica la criptomoneda como "monedas virtuales" o, más específicamente, como "representación digital de un valor que se puede comercializar en Internet pero no se acepta como moneda de curso legal en ningún lugar".

Corea del Sur

Estado de las criptomonedas: aún no definido

Corea del Sur ha liderado la industria de la criptomoneda desde el auge de los inversores en el 2017. Específicamente, en julio del 2017, el mercado cambiario local estaba procesando más del 14 por ciento de las operaciones globales de Bitcoin, siendo el tercer mercado más grande después de EE. UU. y Japón. Luego, la criptoindustria de Corea del Sur se vio afectada por una prohibición general de las ICO parecida al de China, llevada a cabo por el regulador financiero local, que se levantó más tarde en mayo del 2018. Mientras tanto, el país ha estado avanzando en el campo de la tecnología financiera, convirtiéndose constantemente en un centro internacional blockchain.

Si bien ha habido mucha incertidumbre regulatoria en el camino, podría no ser el caso en un futuro cercano. A fines de diciembre, los legisladores locales presentaron hasta seis proyectos de ley para regular la industria de la criptomoneda. Específicamente, la legislación propuesta apunta a establecer una mayor protección para los inversionistas privados y lidiar con la falta de "definición de monedas virtuales y regulaciones para transacciones de moneda virtual en la ley actual", entre otras cosas.

Malta

Estado de las criptomonedas: medio de intercambio digital, unidad de cuenta, almacén de valor.

Malta es conocida como la isla blockchain, donde varios exchanges de criptomonedas extranjeros, incluidos OKex, BinanceBitBay, han establecido sus operaciones debido al desarrollo de un espacio compatible con criptomonedas.

En julio del 2018, el parlamento local aprobó y promulgó tres proyectos de ley sobre tecnología de registros distribuidos (DLT): la Ley de Autoridad de Innovación Digital, la Ley de Servicios y Arreglos Tecnológicos Innovadores y la Ley de Activos Financieros Virtuales.

Al anunciar los cambios en Twitter, Silvio Schembri, el ministro de servicios financieros, economía digital e innovación dentro de la Oficina del Primer Ministro de Malta, afirmó que el país se convirtió en "la primera jurisdicción mundial en brindar seguridad jurídica a este espacio".

Según la Ley de Activos Financieros Virtuales, las criptomonedas se denominan oficialmente activos financieros virtuales (VFA), posiblemente para evitar el estigma que podría asociarse a la palabra "criptomonedas": por ejemplo, las ICO se han nombrado ofertas iniciales de VFA, mientras que exchanges de criptomonedas se han convertido en intercambios de VFA.

Más específicamente, los VFA significan "cualquier forma de registro de medio digital que se utiliza como medio de intercambio digital, unidad de cuenta o almacén de valor", que es, sin embargo, "no dinero electrónico, un instrumento financiero o un token virtual". El uso de tokens virtuales solo se permite en "la plataforma DLT en la que se emitió", mientras que el canje de fondos solo está disponible "en dicha plataforma directamente por el emisor de dicho activo DLT".

Malasia

Estado de las criptomonedas: valores

Recientemente, Malasia se convirtió en uno de los últimos países en implementar políticas regulatorias con respecto a la criptomoneda. A partir del 15 de enero, las criptomonedas ahora se clasifican como valores allí, lo que significa que están bajo el alcance de la Comisión de Valores de Malasia. Los exchanges de criptomonedas o ICO que continúan operando sin la aprobación del órgano de control podrían enfrentar una sentencia de 10 años de cárcel y hasta USD 2,4 millones en multas.

No dejes de leer: Malasia desarrolla una dura regulación junto con actitudes positivas hacia la cripto

Sin embargo, los cambios llegaron con un lado positivo: según el ministro de Finanzas, Lim Guan Eng, el gobierno de Malasia ve el potencial de las criptomonedas y la blockchain para impulsar la economía nacional:

“El Ministerio de Finanzas considera que los activos digitales, así como sus tecnologías de blockchain subyacentes, tienen el potencial de generar innovación tanto en las industrias antiguas cuanto en las nuevas. En particular, creemos que los activos digitales tienen un papel que desempeñar como una vía alternativa de recaudación de fondos para los empresarios y las nuevas empresas, y una clase de activos alternativa para los inversores".

Singapur

Estado de las criptomonedas: no una moneda de curso legal, no regulado

Singapur es un mercado en auge para las criptomonedas: cerca del final del 2018, tanto el mayor exchange de criptomonedas de Corea del Sur, Upbit, cuanto el principal jugador chino Binance anunciaron su expansión en el mercado local.

Mientras tanto, en noviembre, la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS) amplió el régimen regulatorio existente para poner ciertas criptomonedas bajo su jurisdicción. Por lo tanto, el banco central introdujo un régimen de licencias obligatorias para los proveedores de servicios de pago, que ahora deben solicitar una de las tres licencias según la naturaleza y la escala de sus actividades de criptomonedas.

Anteriormente, sin embargo, la MAS destacó que las criptomonedas no son moneda de curso legal en Singapur y que la agencia no las regula.

Italia

Estado de las criptomonedas: aún no reguladas

El 23 de enero, un comité del Senado italiano aprobó una enmienda a la industria de la cadena de bloques en lo que parece ser el primer movimiento regulatorio de este tipo para el país, poniendo a Italia en el mapa de los países orientados a la cadena de bloques.

La enmienda, denominada "Decreto semplificazioni", proporciona términos básicos de la industria, tales como tecnologías basadas en tecnología de registros distribuidos (DLT) y definiciones de contratos inteligentes, según el documento que se publicó en el sitio web del Senado.

El documento también establece que un registro de datos digitales impulsado por blockchain permitirá una validación legal de los documentos en el momento del registro.

El decreto ahora requiere una mayor aprobación del parlamento italiano, uno de la Cámara de Diputados y otro del Senado de la República.

En cuanto a las criptomonedas en sí, todavía no existe una regulación establecida en Italia. Sin embargo, el Departamento del Tesoro del Ministerio de Economía y Finanzas del país había estado trabajando en un proyecto de ley que apunta a clasificar el uso de criptomonedas en Italia. Curiosamente, el decreto se estableció específicamente para definir cómo y cuándo “los proveedores de servicios relacionados con el uso de la moneda digital” deben informar sus actividades al gobierno, lo que implica una regulación en el lado más difícil.

Más noticias sobre este tema: Gobierno italiano introduce términos de blockchain en la regulación por primera vez